La política es también el opio del pueblo