Vengo de vuestro futuro, amigos españoles, vengo de Venezuela

Nicolás Maduro y Raúl Castro (AFP)

La presidenta de la Comunidad de Madrid en un acto público dijo que una señora venezolana, residente en este país, le dijo que venía del futuro en el cual se podría convertir España. Los que han vivido el presente de la Venezuela castro-chavista de Maduro saben de lo que hablan a ciencia cierta.  

El presente de Venezuela es dramático se mire como se mire y lo cuente quién lo cuente. Si, un servidor también tiene amigos venezolanos que salieron del país bajo circunstancias terribles dejando toda una vida trabajada en manos de la indolencia, el despilfarro y la delincuencia oficial que representa el desgobierno de Maduro. Hoy por hoy Venezuela es también miembro preferente del club de países fallidos abocados a la miseria, al dolor y la muerte.

Los síntomas son evidentes de la enfermedad contagiosa que está pasando Venezuela y se llama comunismo castro-chavista con abundantes mucosidades y expectoraciones islamistas. Un tipo de virus peligrosísimo que ya ha dejado a lo largo de la historia hambrunas, miseria, torturas y muerte de millones de seres humanos. Las cifras de los millones de muertos que ha producido y sigue produciendo el fascismo de izquierdas, si he dicho fascismo de izquierdas, se cuentan por millones de millones alrededor de todo el mundo.

La prensa libre, la libertad de opinión, de expresión y religión son las primeras virtudes de la democracia que quieren abolir los regímenes comunistas. El presidente editor del diario venezolano El Nacional, Miguel H Otero, sigue denunciando las atrocidades del régimen de Chávez en su momento y de Maduro en la actualidad, bajo persecución de todo tipo y con la pérdida de las propiedades del periódico. No olvidemos que el régimen narco comunista de Maduro está enrocado en el poder como única posibilidad de supervivencia. La DEA norteamericana está bajo la pista del “presunto” narco traficante Diosdado Cabello y ha ofrecido diez millones de dólares por alguna información que permita su captura.

La libertad de prensa ya ha sido eliminada en Venezuela ¿Podría pasarnos aquí en España de igual manera? El presente de Venezuela podría ser nuestro futuro en España de no hacer nada para impedirlo. La prensa internacional ya nos advierte del riesgo que supone para la democracia española partidos como Más Madrid y Unidas Podemos que se presentan a controlar la Comunidad de Madrid, con el beneplácito del partido Socialista. Las oscuras nubes rojizas están apareciendo en el horizonte y el peligro de contagio es más que evidente.

El caso actual del disidente Alexei Navalny encarcelado bajo condiciones indescriptibles en un penal correccional en la ciudad rusa de Pokrov, pone de manifiesto las benevolentes acciones de un perverso comunismo que sigue manteniendo el objetivo de dominar el mundo. Que el Cielo no lo permita, pero la vida de Navalny está en peligro al entrar en una fase de huelga de hambre por la lucha de sus derechos y el de su movimiento de denuncia a la política de Moscú. La disidencia en Rusia está prohibida en la práctica al igual que lo está en todos los regímenes sometidos bajo la bota del fascismo comunista.

El futuro de los españoles es el presente de Venezuela bajo el comunismo castro-chavista si no hacemos algo más que lamentarnos y pensar en las vacaciones del próximo verano después de los estragos de la pandemia del Covid. Los que hemos visto el presente de Venezuela no queremos que sea nuestro futuro, ni el de nuestros hijos y ni el de Venezuela. Los venezolanos que salieron de su país dicen que se fueron de Málaga y se metieron en Malagón. Por algo será. Los venezolanos lo tienen claro, pero los españoles tenemos que despertarnos de esta pesadilla de gobierno socio-comunista sanchista y volver a soñar con la libertad que aun, no hemos perdido del todo. Vota libertad o vota comunismo, una cosa o la otra, las dos juntas son imposibles de conjugar.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: