Un nuevo startup en Israel

Israel se lanza a una nueva aventura política; una parte de la población israelí decidió que desea un cambio político después de los doce años de gobierno del Likud liderado por Benyamin Natanyahu.  

Particularmente no pienso que Israel haya tenido nunca un primer ministro con tanta capacidad de liderazgo, visión, predicción, negociación, astucia, convicción y persistencia política. Creo que hay pocos líderes políticos del siglo veintiuno que tengan esta capacidad. Todo ser humano tiene algo en común y es el ego, así nos creó Dios. El poder acumulado durante doce años de poder político no solo conlleva el ego de la persona, sino la corrupción política a la que en un principio se le acusa a Netanyahu. En una sociedad como la israelí es muy común primero acusar, en especial los medios de comunicación, antes de esperar un veredicto de la justicia.

En los últimos dos años el ciudadano israelí se acercó a las urnas en cuatro diferentes elecciones que no llegaron a un consenso de gobierno. La sociedad israelí esta extremadamente dividida la derecha y la izquierda han llegado a puntos extremos nunca vistos en Israel. Por consiguiente, un 50% de la población quiere un cambio de líder y así lo ha decidido a través de una frase muy repetida en los dos últimos años “RAK LO BIBI” que quiere decir “Solamente no queremos a Bibi”.

Una nueva coalición llamada la “Coalición del Cambio” es la que ha decidido crear este nuevo gobierno. La coalición de partidos de derecha como Yamina formada por tres partidos religiosos Hogar Judío, Unión Nacional y La Nueva Derecha todos ellos liderados por Naftaly Benet. Azul y Blanco partido liberal sionista liderado por Beni Gantz antiguo general jefe de Tzahal. Nueva Esperanza, partido de ideología de derechas y liderado por Gideon Sa’ar antiguo miembro de gobiernos del Likud. El Partido Laborista liderado por Merav Michaeli de ideología socialista sionista moderada.  

Meretz es la izquierda sionista del mapa político israelí que apoya la igualdad social otorgando a los árabes israelíes los mismos derechos y la solución de dos estados. Aboga por trabajar por la paz renunciando a los territorios ocupados y poniendo fin a la empresa de asentamientos; así mismo apoya la separación de la religión del estado y se opone a la coerción religiosa. Israel Beitenu liderado por Avigdor Liberman, partido independiente que atrae a los votantes laicos de derecha y a los inmigrantes de la ex Unión Soviética.

Por último, Ra’am liderado por Mahmud Abbas que apoya el establecimiento de un estado palestino con Jerusalén como su capital, con el fin de la ocupación y el desmantelamiento de los asentamientos busca la liberación de los prisioneros palestinos y el derecho al retorno de los refugiados palestinos. Ra’am pide cerrar las brechas en el sistema educativo árabe y apoya tanto el establecimiento de una universidad árabe como el desarrollo de zonas industriales cerca de las comunidades árabes.

Las ideologías mencionadas son las que forma los partidos políticos y gobiernos. En este nuevo camino que ha decidido parte de la sociedad hay ocho diferentes ideologías y un objetivo en común “RAK LO BIBI” que como mencionamos es que tan solo no gobierne Bibi. El objetivo principal ahora es encontrar la forma correcta para que encajen las piezas de este rompe cabezas sin una ideología común y que puede caer en cualquier momento. Israel necesita una estabilidad política para seguir construyendo este gran país, pero no creo que este rompe cabezas sea la solución.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: