¿Puede contrarrestar la lectura de la Biblia el antisemitismo?