La recaudación de fondos para el banco ensangrentado de Hamás