La política de aguas turbulentas de la coalición contra Netanyahu