La jauría rabiosa y asesina de Hamas