La estrategia victimista de la izquierda