La educación para la muerte tiene un precio