El peligroso disimulo de los gazatíes de Hamás