El Judaísmo es la religión más perseguida violentamente de la historia de la humanidad