¿Puede contrarrestar la lectura de la Biblia el antisemitismo?

El antisemitismo se combate en muchas trincheras ideológicas, pero no se ha dado la suficiente importancia a la trinchera defensiva de la lectura de la Biblia. 

El término Biblia aquí empleado debe ser entendido en un sentido muy amplio para que sea comprendido por diferentes sensibilidades religiosas, que afines o no, están vinculadas históricamente por el Libro de los Libros. En términos generales no se le ha dado la importancia que tiene la lectura de la Biblia para contrarrestar el galopante antisemitismo que estamos experimentando en estos días.

En públicas y repetidas comparecencias del hasta hoy primer ministro de Israel sr. Netanyahu ha dicho que los evangélicos en particular y los cristianos en general son los mejores amigos de Israel. Sin la menor duda, aunque esto no ha sido tenido en cuenta por los medios de comunicación que lejos de publicarlo lo han opacado e incluso me atrevo a decir silenciado.

El hecho de que millones de cristianos evangélicos de todo el mundo, aunque particularmente en Estados Unidos, hayan mostrado públicamente su apoyo a Israel no ha sido percibido como un interés real por los judíos. La percepción que se ha tenido, y que también se ha querido transmitir, es que los evangélicos tenían intenciones de carácter misionero. Que sea real o que no lo sea, el supuesto carácter misionero de algunos evangélicos, lo que es claro es que el impacto positivo que ha tenido en Israel es innegable bajo todo punto de vista.

El turismo en Israel es una importante fuente de divisas que se ha visto reforzada por los numerosos viajes de carácter religioso que alientan, promueven y realizan grupos evangélicos, católicos y cristianos en general. La positiva influencia que reciben estos grupos religiosos los hacen unos buenos embajadores de Israel en todo el mundo. El interés de los grupos y personas particulares es reencontrarse con aquellas historias bíblicas que desde siempre han escuchado y aprendido en sus respectivas comunidades de fe.

El cristianismo está retornando a sus raíces por medio del mencionado estudio de la Escritura. En este punto hemos de decir qué estamos conscientes que el cristianismo en otros tiempos ha sido el mayor enemigo del judaísmo y de los judíos, pero también hemos de decir que el Cielo ha querido que no lo sea en estos cambiantes tiempos de locura antisemita que vivimos ¿Todos los cristianos están a favor de Israel? Evidentemente no pues aún quedan groseros restos de antisemitismo en algunas denominaciones cristianas, evangélicas y protestantes cuyos dirigentes mostraron antaño y lo siguen mostrando en la actualidad un odio visceral contra los judíos, el judaísmo y el Estado de Israel, pero una cosa no quita a la otra.

La mejor influencia positiva que tienen los cristianos, independientemente de su denominación, es que leen, estudian y enseñan a sus hijos las premisas básicas de la Biblia. El cristianismo evangélico en particular está siendo una trinchera de fe en su enfrentamiento contra el antisemitismo que no se debería obviar, minimizar o ridiculizar como algunos tienen por costumbre. Un enfrentamiento que les está causando la persecución y la muerte en muchas partes del mundo por su amor a Israel, entre otras buenas causas.

La mejor manera de que un cristiano apoye a Israel incondicionalmente es que lea la Biblia devocional y diariamente. Una rima que es poética, cultural y espiritual. El estudio honesto de la Biblia ha sido, es y será el mejor medio de hacer Hasbará, con mayúsculas, que se haya diseñado para combatir el antisemitismo. Hazlo saber.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: