La letra pequeña de los medios de comunicación

En el caso que estés verdaderamente preocupado por lo que escuchas o lees en los medios de comunicación como prensa, radio, televisión o medios digitales lo más importante es poner atención a la letra pequeña de cuanto publican.  

Por lo general solemos leer los titulares y no entramos a profundizar en la noticia. Una mala práctica es leer solo los titulares o quedarnos con superficiales análisis de un tema que no nos deja saber lo que están queriendo comunicarnos en realidad. En estos días me he dado cuenta de que en las muchas palabras no faltan los engaños e inducción a ideas que de forma casi imperceptible pretenden hacernos pensar y actuar de una cierta forma.

En primer término, me voy a referir a una cuenta de internet que sigo habitualmente que habla sobre la política norteamericana. La llevo siguiendo varios meses y hasta ayer no me había dado cuenta de esa letra pequeña que forma parte de la “línea editorial” del programa. El énfasis del canal en YouTube es como ya mencioné la política norteamericana y su apoyo a la actuación del anterior presidente de Estados Unidos.

La confusión de ideas es tan evidente que es difícil enlazar los supuestos análisis que hacen sin esbozar una sonrisa por lo absurdo de algunas suposiciones. Con todo, entre análisis y análisis dejan caer algunas verdades que solo sirven para distraer e impedir que alguien se de cuenta del verdadero tema del que va el programa. No voy a revelar el nombre del canal, no es nuestro objetivo poner en evidencia sus intenciones, sino hacer entender a nuestros lectores lo importante que es leer la letra pequeña y el saber leer entre líneas.

La mayoría de las veces la información publicada, en el medio que sea, es susceptible de ocultar lo que en realidad quiere decir a simple vista. Todo aquello que hay que interpretar por no ser evidente en una lectura literal está relacionado con el término leer entre líneas.

Los términos que se emplean en un cierto artículo, programa de radio o televisión son importantes para entender lo que en realidad se quiere decir; se quiere inducir a creer o se pretende ocultar. La mezcla de términos como patriota, patriotismo o similares nos inducen a pensar que ciertos programas dan un explícito apoyo a aquellos que son patriotas. Lo mismo sucede cuando se emplean términos como socialista o comunista que nos hacen pensar que el articulista tiene una cierta línea política. Cuidado que no siempre los que emplean ciertos términos están apoyando una determinada posición política.

En el caso anteriormente mencionado del programa con abundancia de términos patrióticos hace pensar que están apoyando al que llaman Patriota con mayúsculas, pero pudiera ser todo lo contrario. Por un lado, manifiestan un aparente apoyo al llamado patriotismo norteamericano, pero por otro lado inducen a desprestigiar ese mismo patriotismo con sutiles afirmaciones que negarían el conjunto de ideas que hoy en día representan el patriotismo norteamericano.

Entre las sutiles afirmaciones en contra el mencionado patriotismo está la velada acusación contra Israel y su influencia en la política de Estados Unidos. Los directores del programa hablan supuestamente en contra del comunismo, pero leen extensos análisis de supuestas mentes pensantes comunistas en contra de Estados Unidos, el capitalismo e Israel.

Sin entrar en más detalles les sugiero que analicen con la lupa del sosegado análisis las contradicciones políticas de aquellos que definiéndose como patriotas estadounidenses utilizan largas soflamas comunistas para inducir al odio contra Israel y contra el verdadero patriotismo norteamericano ¿Una contradicción o una premeditada inducción contra Israel y contra aquel Patriota que trasladó la embajada de Estados Unidos desde Tel-Aviv a Jerusalén? El conocido refrán que dice “la letra con sangre entra” tiene su homólogo en otro que dice la letra pequeña con inducción, largos análisis y supuestos conocimientos políticos entra mejor. El que lee entienda.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: