La batalla inconclusa en Jerusalén

En cada aniversario de la reunificación de Jerusalén se producen atentados, manifestaciones y proclamas de organismos internacionales sustentando las tesis del terrorismo. 

Los tiempos que estamos viviendo en Jerusalén en particular o en Israel en general son históricos y a la vez dramáticos por las presiones de la ONU como instigador oficial de las acusaciones de todo tipo contra el Estado de Israel y de la multitud de agencias vinculadas al mencionado organismo. Todos los días se emiten calculados libelos de muerte contra Israel desde una multitud de organismos, agencias y de organizaciones de supuesto carácter no gubernamental. Unas resoluciones y libelos que se sufragan a base de recaudaciones, donaciones y asignaciones directas de la ONU a sus agencias colaboracionistas.

Los últimos escándalos relacionados con el traspaso de fondos de supuestas organizaciones benéficas a grupos islamistas es solo la punta de un iceberg gigantesco sumergido en las oscuras aguas de la financiación del terrorismo islamista mundial. En este contexto hacemos mención del presidente de la Comisión Islámica de España, Ayman Adlbi, quien fue detenido hace pocos meses acusado de financiación del terrorismo islámico por medio de organizaciones benéficas.

El descontrol total de las organizaciones “benéficas” islamistas que se mueven por España, por citar un solo ejemplo, permiten que fondos captados como ayuda a necesitados lleguen a las manos de los yihadistas en diferentes partes del mundo, pero en especial a Hamás en Gaza o Hezbollá u otros grupos islamistas en el Líbano o Siria.  

El mayor recaudador de fondos para organizaciones islamizadas, de supuesto carácter benéfico es la ONU que recauda, gestiona y distribuye millones de dólares para que se mantenga la lucha armada bajo el paraguas de ayudas a organizaciones sin ánimo de lucro. La Agencia de la ONU para refugiados palestinos (UNRWA) es el organismo dependiente de la ONU que más recauda fondos para la Gaza de Hamás ¿Cómo es posible que con los millones de refugiados que hay en el mundo solo los islamistas árabes palestinos, solo ellos, tengan una representación en la ONU? Las razones para tener un único organismo UNRWA de ayuda a los refugiados árabes palestinos van más allá de la ayuda humanitaria y se centra en la ayuda deshumanizada para destruir a Israel.

La batalla en Jerusalén que estamos viendo en estos días está sustentada, financiada y dirigida por la comunidad internacional que bajo la representación de la ONU acusan a Israel de querer judaizar Jerusalén ¿Acaso se puede judaizar la Jerusalén judía que levantó el judío Rey David? La guerra a la que se enfrenta Israel no es solo de carácter terrorista o militar, contra los ejércitos regulares de la mayoría de sus vecinos árabes, sino contra los grupos de todo tipo que bajo la falsa apariencia de la ayuda humanitaria recaudan fondos para tomar Jerusalén y echar a los judíos al mar.

La batalla inconclusa en Jerusalén es un frente abierto que solo el Estado de Israel puede cerrar por la superioridad de la ley de la fuerza y por la fuerza de la ley que le otorga el Cielo. La indivisibilidad de Jerusalén está fuera de toda duda por muchas presiones a las que se enfrente Israel y su Capital Eterna e Indivisible.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: