Israel y la Aliah

Una vez más estamos viviendo una ola de antisemitismo que no conocíamos desde hacía mucho tiempo; me atrevería a decir desde los tiempos de la Segunda Guerra mundial. 

Los judíos de muchos países del mundo están de nuevo presionados por las sociedades donde viven. Ya sea por su religión, o por el antisemitismo, no distinguen entre judío e israelí. Tomemos como punto de partida la relación histórica, religiosa y tradicional entre el pueblo judío e Israel. Para ello quiero basarme en uno de los pilares tradicionales la Aliah o “Emigración a Israel”.  

Hay un porcentaje de judíos de la diáspora que no contemplan esta posibilidad, por muchas razones y que respeto en su totalidad, pero si hay otro porcentaje que lo empieza a contemplar. En mi opinión lo difícil de la Aliah no es venir a Israel, sino el día que tomas esa decisión y empiezas los trámites de emigración. Las causas para tomar esa decisión son muy variadas, sionismo, querer un futuro mejor para los hijos, necesidades económicas, situaciones políticas y una larga lista de otras causas. 

En 1984 Israel inició la “Operación Moisés” donde recibimos miles y miles de emigrantes de Etiopia. La mayoría vivían en los montes sin electricidad y sin servicios mínimos de higiene. En 1990 Israel recibió más de un millón de emigrantes de la antigua Unión Soviética. Recuerdo que en esos días nos preguntábamos de qué forma Israel va a absorber tal cantidad de emigrantes. 

Cualquier otro país del mundo se hubiera colapsado, pero Israel considera que detrás de cada emigrante que llega a Israel hay un potencial. El Estado de Israel a través del Ministerio de Absorción debe acoger, formar y ponerlos en el mercado laboral de la forma más rápida posible. Todo esto y a pesar de los tantísimos inconvenientes que conlleva Israel logró absorber a miles y miles de emigrantes y hacer de esta nación su hogar. 

¿Creen qué es fácil? No lo es pues dejas tu entorno, tus amigos, tu familia, toda una vida, tu cultura, tus costumbres e incluso debes aprender una nueva lengua, pero un paso tan difícil e importante de la vida en algún momento debe tener su recompensa.  

La Aliah en Israel ha sido parte del crecimiento tanto económico como cultural del país. La Aliah también ha hecho posible que Israel hoy en día sea una potencia mundial en ciberseguridad, armamento, inteligencia artificial, biomedicina, software, investigación y desarrollo además de otros muchos campos. La Aliah aporta una gran riqueza cultural y lingüística. El promedio de idiomas hablados en una familia es como mínimo de tres. 

La Aliah también conlleva problemas de adaptación, dificultad en el aprendizaje del idioma, a veces rechazo de la sociedad y dificultad de integración. Una de las cualidades del pueblo judío es sobreponerse a las adversidades y llevar a cabo nuestra tradición histórica. Además, tenemos un objetivo en común que es nuestra unión y amor por el estado que tanto trabajo nos cuesta levantar Israel.  

Animo a los judíos del mundo que estéis leyendo este artículo que vengáis a formar parte de la historia de este gran país.  Mi conclusión después de 38 años viviendo en Israel es que el único país donde puedes tener una vida plena como judío es aquí en el Estado de Israel.       

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: