Balas, navajas y DVD ¿Qué será lo próximo?

La situación en la política española se pone cada vez más inquietante o interesante según cómo se mire. Todo parece indicar que la democracia sigue estando acosada. 

Las horas pasan y desde los tres últimos sobres amenazantes enviados por medios convencionales del servicio de correos español a Fernando Grande-Marlaska, Pablo Iglesias y María Gámez hoy ha recibido otro sobre la ministra de Industria, Comercio y Turismo Reyes Maroto.  

Los primeros sobres contenían, además de una misiva amenazante, unas cuantas balas. En el sobre que hoy ha recibido la ministra, según nos cuenta el Ministerio del Interior, había una navaja ensangrentada oculta bajo un DVD con la intención, dicen algunos, de que no fuera detectada. La pregunta es obvia ¿Si pongo una navaja debajo de un DVD y lo escanean no la detectan? Una información que no se debería publicar de ser rigurosamente cierta.

Los investigadores policiales ya advirtieron que no se dieran a conocer detalles de los sobres anteriores y de ningún otro que pudieran contener amenaza alguna. Bueno pues no aprendemos y todo el contenido del susodicho sobre sale a la luz, sin filtro alguno. No sería lógico pensar que algunos están interesados en que se sepa que han sido amenazados contraviniendo las indicaciones de la Policía de que no se den a conocer, como ya dijimos, detalles o pormenores de una amenaza sea por el medio que sea.

Nadie duda de que el sobre o los sobres han sido enviados por alguien. Lo que se cuestiona es si quienes los han enviado tratan de intimidar o dar protagonismo victimario a los amenazados, o partidos que representan, en medio de una pugna política por hacerse con la presidencia de la Comunidad de Madrid. La victimización selectiva es una estrategia muy usada en política para atraer votos indecisos cuando las cosas no van bien para un cierto candidato o partido.

La reacción de la Señora Maroto ha sido emitir un comunicado por medio de las redes sociales diciendo «Las amenazas y la violencia nunca acallarán la voz de la democracia». En otras palabras, nosotros somos la democracia y fuera de nosotros no hay nada. El socialismo y el comunismo creen que la democracia la representan ellos solos y que todos los demás que no comulgan con su ideología son fascistas y por tanto perseguibles hasta su extinción, que esperamos que solo sea de carácter político.

El fascismo de izquierdas ha sobrepasado todas las líneas rojas, rojas tenían que ser claro, y se erigen como los únicos antifascistas que luchan por la democracia. Nada más aberrante y peligroso cuando los fascistas de izquierdas quieren hacernos creer que todos los partidos de la derecha y los del centro son fascistas ¿No estamos entrando en una peligrosa espiral? Los comunistas, primos hermanos de los socialistas, tienen muy mal perder y son capaces de todo con tal de tomar el poder. Una vez tomado el poder lo querrán retener a toda costa acusando a todos sus oponentes políticos de fascistas.

La conocida frase de Winston Churchill, que recordé en mi anterior análisis, reza “Los fascistas del futuro se llamarán a sí mismos antifascistas” hoy más que nunca se hace presente en este país. La democracia española sigue en peligro particularmente por parte de la ultraizquierda que representa Unidas Podemos, Más Madrid y una parte del Partido Socialista.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: