Yom Kipur la Guerra Inolvidable

El 6 de Octubre de 1973 en el denominado Yom Kipur, día de solemne ayuno, Israel fue atacado por sorpresa por una coalición árabe formada por Egipto y Siria. Cuando estamos a punto de recordar otro Yom Kipur, en este 2015, no hemos olvidado tan ignominioso y cobarde ataque que cambió la conciencia de todo un pueblo que hasta el día de hoy sigue amenazado con la aniquilación.

Guerra de Yom Kipur en 1978 (Imagen de las FDI)

Guerra de Yom Kipur en 1973 (Imagen de las FDI)

Yom Kipur se convirtió desde entonces, por derecho propio, en la que podríamos llamar la Guerra Inolvidable. Como si de una película se tratara en el Yom Kipur del 73 la realidad, la fantasía y la fe se mezclaron en una amarga experiencia del dolor, la sangre y la heroicidad. No podemos olvidar que “los resultados de la guerra golpearon con fuerza en todo el país donde 2689 soldados cayeron en la batalla, dejando a 1226 niños huérfanos” ¡Inolvidable! (Fuente de las FDI).

El Estado de Israel se enfrentó a uno de sus más grandes desafíos desde su nacimiento como nación en el 1948. Una vez más los árabes pretendían aniquilar el joven estado y a todos los judíos incluidos a los supervivientes del Holocausto. No se puede olvidar que Israel sigue amenazado por las potencias árabes, por la Autoridad Nacional Palestina, por Hamás en Gaza, y por la más reciente amenaza representada por el mal llamado Estado Islámico así como por el resto de grupos terroristas islamistas.

Todo el territorio de Israel está rodeado por millones de enemigos sedientos de sangre que esperan vengarse de las sucesivas y humillantes derrotas en sus guerras contra el ya nombrado Estado de Israel.

En este Yom Kipur no es posible olvidar tampoco las amenazas constantes de Irán contra Israel. Los tratados firmados por Irán con la coalición internacional formada por Estados Unidos, Europa, Rusia y ONU para el control de las centrales nucleares iraníes lejos de rebajar la amenaza la han incrementado. La alarma en Israel aún es mayor hoy que en el pasado.

No podemos olvidar que los enemigos de antaño, lejos de buscar la paz, buscan la aniquilación del Pueblo de Israel y por consiguiente la de todos los judíos tanto en Oriente como en Occidente. El mismo espíritu satánico que animó al Nazismo anima al Yihadismo en su deseo de destruir a Israel.

En la Vieja Europa estamos presenciando el comienzo de una invasión silenciosa del yihadismo por medio de lo que algunos han dado en llamar “refugiados de Siria” y que no es más que otro paso de la toma y dominación de Europa. Suena duro decir esto cuando vemos en directo el sufrimiento de los llamados “refugiados” llegando a miles de millares en las fronteras europeas. Lamentablemente no es una inmigración en masa es una invasión silenciosa que socavará a Occidente más pronto que tarde. El caldo de cultivo ya está contaminado por los yihadistas que arengarán a estas masas en su momento y que se levantarán contra aquellos que los acogieron. No verlo ahora no significa que no vaya a acontecer en un futuro cercano.

Israel no puede olvidar que de forma silenciosa y premeditadamente en el Día Solemne de Yom Kipur del 73 sus vecinos árabes se levantaron para aniquilarlos. Así mismo un día se levantarán las masas árabes en Europa para tratar de aniquilar a un Occidente al que acusan de todos sus males.

El trauma que supuso para Israel la llamada Guerra del Yom Kipur es una lección no aprendida por Europa. Una sociedad europea que no ve el peligro que está entrando en su seno en forma de refugiados que huyen de una guerra inducida e iniciada una vez más por grupos yihadistas o gobiernos musulmanes. El Islam es la base ideológica que ha producido y producirá más víctimas en la historia de la humanidad tanto en tiempos antiguos como en modernos. La nada hipotética “Tercera Guerra Mundial” estará íntimamente relacionada con el Islam y la llamada “Primavera Árabe” que está siendo en la práctica un crudo y cruel invierno e infierno árabe.

Aún no hemos visto nada de los dramáticos acontecimientos que sin duda acontecerán. Lo peor es que estando advertidos no hacemos caso. Occidente sigue confiando en su democracia, en la superioridad tecnológica y en la capacidad militar como base de seguridad contra el terrorismo yihadista. Los gobiernos occidentales sometidos bajo un ciego complejo histórico no quieren relacionar el Islam con el yihadismo. Un gran error de cálculo que en algún momento le costará la libertad democrática que hoy tiene Europa.

El Caballo de Trolla se llamará en un futuro el Caballo de Siria que cuando menos esperemos abrirá sus entrañas y atacará a Occidente. Comenzará entonces una especie de Yom Kipur a la occidental donde los enemigos árabes invadirán Europa desde adentro de sus fronteras en un abrir y cerrar de ojos. La diferencia es que el Cielo no estará respaldando a una Europa colaboradora con el Mal que también trató de aniquilar a todos los judíos del mundo.

Europa se enfrentará sola a su destino el cual está escrito con letras de sangre. La misma sangre que en su triste historia vertió de los millones de judíos que fueron aniquilados cruelmente en suelo europeo. Lamentablemente todo esto nos hace pensar que el Juicio, con mayúsculas, está más cerca de lo que pudiéramos pensar. Solo un sincero arrepentimiento, propio de Yom Kipur, a nivel personal y colectivo podría salvar a Occidente de las garras del Islam pero nos tememos que eso es mucho más improbable que la ya avisada invasión ¡Qué el Cielo nos encuentre confesados!

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Yosef dice:

    Interesante y preocupante

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: