La victoria sobre el mal exige un luminoso compromiso con el bien