El Purim inconcluso de Israel no es un juego de palabras