El Estado de Israel como garante de la libertad religiosa