El anacrónico y caduco statu quo del Monte del Templo