Purim y la horca iraní preparada

En estos días estamos conmemorando la victoria de los judíos en la mítica batalla por la vida que libraron contra los antisemitas iraníes de antaño. La historia que encontramos en el Libro de Ester no es solo un relato idílico de como una judía y esclava ascendió al máximo nivel social de un imperio. La admiración y el respeto que sentimos aquellos que creemos que la historia es cíclica, con intercalados periodos lineales, nos lleva a entender que el tiempo del juicio de Irán está en la fase de las actuaciones previas al proceso judicial que le ha incoado el Cielo. 

En Irán los acontecimientos actuales van encaminados en una sola dirección. Todos los caminos trazados por los ayatolas llevan a la autodestrucción del pueblo iraní. La historia no miente y es presintomática de cuanto ha de acontecer tarde o temprano. Qué Irán está al borde de su desaparición no es un deseo, o una premonición, es la lógica histórica de cuantos amenazan y odian a Israel dictaminada en juicio sumario por el reiteradamente nombrado Cielo.

El perverso conglomerado de la política iraní está controlado a sangre y fuego por los no menos perversos ayatolas. Una élite antisemita que se mantiene a base de exportar odio y muerte contra Israel. Los ayatolas insuflan un torrente de dólares en diferentes gobiernos y grupos con la única intención de promover por todos los medios la destrucción del Estado de Israel. Los simples e ingenuos ven esta especie de cuestión judía, término antisemita por excelencia, como algo meramente político ocultando lo que implica en cuanto a la total destrucción y aniquilación de los judíos.

Los gobiernos y grupos de todo pelaje están siendo instrumentalizados por Irán para promover el odio contra los judíos que se extiende, cual red de araña venenosa, por medio mundo. Por todos es conocida la dañina influencia que en algunos gobiernos tiene Irán como en la Venezuela de Maduro y en otros países de Latinoamérica. Las bases iraníes están establecidas alrededor de Estados Unidos en Occidente y en los países limítrofes con Israel en Oriente además de la vieja Europa que abandera un rancio antisemitismo. En ambos casos y en otros no mencionados la única intención de Irán es destruir a Israel y a sus amigos aliados por todos los medios y formas posibles.

La actual política norteamericana, en otro tiempo proclive a las tesis de Israel, también está en caída libre con la ascensión al poder de la nueva administración de Joe Biden. Una administración con serios indicios de manipulación en los resultados electorales de las últimas elecciones presidenciales norteamericanas. Las investigaciones sobre cómo, quién y cuándo fueron intervenidas las votaciones presidenciales, anteriormente mencionadas, no solo apuntan a factores internos sino especialmente a intervenciones del exterior.

Todo parece indicar que Irán, por medio de sus vasallos gubernamentales en Latinoamérica, grupos terroristas y movimientos antisistema plagados de antisemitismo e infiltrados en las diferentes sociedades, incluso en la norteamericana, estarían en el punto de mira de los investigadores que hasta hoy en día siguen con sus pesquisas tanto dentro como fuera de Estados Unidos. 

Las amenazas de Irán a la destrucción de Israel no solo se suscriben en el plano militar, el terrorismo y los grupos armados en continua guerra contra Israel, sino en una sucia intervención en todos los planos políticos, religiosos y sociales de actuación dentro de numerosos países bajo su solapada influencia. Una influencia de la cual no está ajena el gobierno de España y movimientos sociales de carácter antisemita.

La historia de Irán está marcada por un odio congénito contra los judíos que pasa de generación en generación bajo formas diferentes en la figura de aquel Amán que trató de aniquilar a todos los judíos de su tiempo. La horca que mandó construir Amán para ahorcar valga la redundancia a Mordejai fue el mismo instrumento mortal por el cual fue ajusticiado el nombrado Amán. La moderna horca iraní contra Israel se suscribe dentro de la consecución de armamento nuclear con el cual Irán amenaza con destruir a Israel ¿No será la energía nuclear la horca que acabará con los ayatolas promotores insensatos de la energía nuclear para barrer del mapa a Israel? La historia se repite una y otra vez con absoluta fidelidad y certeza.

La misma Ley de la Justa Retribución establecida por el Cielo, por el cual los que bendigan a Israel serán bendecidos, tiene el mismo efecto retributivo sobre aquellos que maldigan a Israel. La Ley del Cielo dicta que los que maldigan a Israel serán maldecidos, léase también enjuiciados, por Aquel que no se dormirá en la defensa de Israel en ninguna circunstancia ¿Cuáles son las circunstancias actuales entre Israel y su viejo enemigo de Irán? Las mismas que hace miles de años y con las mismas consecuencias fatídicas para los enemigos de los judíos. La horca iraní ya está preparada y lista para ser usada contra quienes la construyeron. La sentencia se cumplirá si la menor duda manteniendo la valiente actitud de Ester y sabiendo cómo defenderse de sus enemigos. La victoria la garantiza del mismo Cielo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: