fbpx

Preparándonos para un Pesaj emocionante y liberador

Nos acercamos a Pesaj, la celebración que marca un antes y un después en la historia de Israel y en la del resto de la humanidad. Celebrar Pesaj es algo más que hacer algunos cambios de carácter estético en el hogar y en nuestra vida en general. Pesaj demanda una preparación emocional con más que evidentes signos de espiritualidad. Las emociones deben ser espirituales y la espiritualidad de ser emocionante liberadora.

Próximo artículo en 5 minutos

Pesaj representa un tiempo de cambio en nuestro medio físico y en nuestra actitud frente a los retos que la Festividad nos demanda. Celebrar Pesaj no es solo limpiar de levadura nuestra casa, que también, implica especialmente limpiar de levadura nuestra vida personal, familiar y comunitaria. El reto de Pesaj no es de carácter meramente individualista sino especialmente colectivo, comunitario o congregacional. En Pesaj no se nos llama de forma individual a liberarnos de la esclavitud, sea la que sea, sino a liberarnos con otros de todo tipo de esclavitud. La liberación es esencialmente comunitaria.

La preparación emocional de Pesaj implica que estamos conscientes que formamos parte de un todo, de carácter comunitario o nacional. Una verdadera emoción que nos impulsa a crecer, prosperar y alcanzar objetivos para el bien común de todos nosotros como Pueblo. La emoción que Pesaj pretende transmitirnos es la de sabernos parte de un Pueblo que fue liberado para liberar a otros pueblos. Un referente de libertad para todas las naciones.

Israel no salió solo de la esclavitud sino acompañado de gentes de otros pueblos que como ellos también habían sido hechos esclavos. Una esclavitud, la de Egipto, que acompañó a muchos durante los cuarenta años de desierto y que determinó su actitud emocional frente a los retos de la libertad. La libertad es un reto mayor que el generado por la esclavitud. Vivir en libertad es una emoción fuerte que precisa de resistencia moral y de capacidad de convivencia comunitaria.

La libertad no es solo un concepto personal o individual. La libertad fue otorgada, en forma de Leyes, a un Pueblo, a una Nación, que formaban una colectividad salida de una esclavitud de cientos de años. Una esclavitud que había subyugado a varias generaciones modelando a la fuerza sus emociones y fomentando un espíritu individualista. Un espíritu de “sálvese el que pueda” tan conveniente para aquellos que continúan esclavizando a otros seres humanos.

Todas las Festividades están llenas de milagros y el de Pesaj, entre otros, fue romper las cadenas del individualismo que acompaña a toda colectividad de esclavos. La esclavitud no pudo romper el espíritu de Pueblo que los israelitas llevaban en su fuero interno. El Cielo había creado un pueblo, por medio de una familia, que llegaría a ser una Gran Familia de familias. Una Gran Familia Israel que está llamada a ser luz a las naciones y espejo de libertad donde otros pueblos puedan mirarse.

Para que este Pesaj sea emocionante, en el sentido más profundo de la palabra, tenemos que liberarnos de la esclavitud del individualismo egoísta y entrar en la tierra prometida de los Intereses Comunes y Comunitarios que como Pueblo Elegido y Nación Santa debemos ostentar. Prepararse para Pesaj requiere estar conscientes que formamos parte del Gran Proyecto, milagrosamente hecho realidad, que se llama Israel ¡Una emoción que anima la vida de millones de seres humanos!

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Anónimo dice:

    Muy buen artículo. Gracias por compartir sus reflexiones, Me quedo con la frase en la que escribió “Vivir en libertad es una emoción fuerte que precisa de resistencia moral y de capacidad de convivencia comunitaria”

  2. Angelica.M dice:

    Si ..gracias por recordarme que debo sacar la levadura de mi hogar y de mi vida Gracias Adonai por Israel y por Labranza.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: