Pesaj: Un continuo enfrentamiento contra la esclavitud

Hace unos días el Primer Ministro Netanyahu advirtió sobre la más que posible incitación a la violencia, por parte de los dirigentes palestinos, ante la proximidad de Pesaj. El epicentro de la agitación será indiscutiblemente la zona denominada como el Monte del Templo ¿Tendremos un Pesaj pacífico y festivo? Nos tememos que no. Todo parece indicar que los intentos por parte de los dirigentes palestinos, grupos afiliados a Hamás y otros con etiqueta terrorista están moviendo los hilos para “reavivar las tensiones en Jerusalem de cara a la Festividad de Pesaj” cosa que no es nada difícil, ni improbable.

Pesaj_2016

La comunidad internacional encabezada por la ONU y la Comunidad Europea favorecen, animan, y subvencionan, la estrategia terrorista de generar violencia contra los judíos en general. Otras declaraciones, del mencionado Primer Ministro Netanyahu, respecto a los Altos del Golán han sido contestadas con furia más por Occidente que por los propios dirigentes palestinos. Todo lo que en Israel sucede exalta los ánimos violentos de la comunidad de naciones que como lobos pretenden asustar al Gobierno de Israel y por consiguiente a todos sus ciudadanos.

Las Festividades, como Pesaj, son una excusa perfecta para atacar a Israel. No aprenden las naciones de la historia. No entienden la estrategia del Cielo respecto al Pueblo de Israel. No oyen las sentencias que vienen de lo Alto. Tercamente ciegos, como el Faraón de Egipto, la comunidad internacional y todas sus “agencias humanitarias” promueven, aunque sea indirectamente, la violencia contra el Estado de Israel.

Pesaj representa la libertad de todo un pueblo que había sido esclavizado por la potencia mundial que en ese tiempo representaba Egipto. Una potencia que a modo de ejemplo fue doblegada por el mismo Cielo. Moisés fue una herramienta al frente de un Pueblo que clamaba libertad. Un clamor que llegó a lo Alto y que se tradujo en liberación y en libertad. Los judíos no salieron pobres de Egipto sino con las riquezas que los propios egipcios les dieron atemorizados por los portentos milagrosos que estaban presenciando. Todos los dioses de Egipto fueron vencidos. Todos sus ejércitos fueron derrotados. Todos sus tesoros fueron traspasados a unos esclavos que habían sido humillados por siglos.

La liberación de la esclavitud fue acompañada con la Ley de la Libertad del Sinaí que les permitiría llegar al gran objetivo de conquistar la Tierra Prometida. Una promesa, a modo de gran objetivo y que no se ha alcanzado en su totalidad hasta el día de hoy. Israel tiene que seguir luchando por su libertad día tras día en un enfrentamiento sempiterno contra la oscuridad que el Mal representa. La totalidad de la Tierra Prometida no ha sido conquistada conforme al Pacto con Abram “A tu descendencia daré esta tierra, desde el río de Egipto hasta el río grande, el Éufrates” Gén. 15.18 ¡Aún queda mucho por hacer!

Pesaj nos recuerda que estamos en el Camino de la Libertad y que tiene que ser defendido todos los días y por todas las generaciones. Las incitaciones contra Israel no son nuevas como tampoco es nuevo al Pacto con Israel de alcanzar los límites geográficos diseñados por el mismo Cielo. Unas fronteras que incluyen, como es evidente, la Capital Indivisible de Israel Jerusalem y los Altos del Golán como defensa de capital importancia para la supervivencia del Pueblo de Israel. En este continuo enfrentamiento contra la dolorosa esclavitud tenemos la victoria, pero hay que lucharla todos los días.

¡Un feliz y liberador Pesaj para todos los amigos de Israel!

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: