fbpx

Margallo explota la vía de la paz con Israel

En alusión al titular del valiente periódico La Razón, vaya por delante nuestro reconocimiento, “Margallo explora la vía de la paz” hemos matizado y ampliado dicho titular dándole un sentido que creemos más apropiado “Margallo explota la vía de la paz con Israel”.

El Sr. García-Margallo ministro de Exteriores del Gobierno Español protagoniza una más de sus continuas intromisiones contra Israel. No es que esté a favor de los palestinos, que lo está, es que está en contra del Estado de Israel. Lamentablemente todos los españoles pagaremos caro su particular cruzada contra el gobierno legítimamente democrático de Israel. La percepción de que España está explotando, por seguir con el mismo símil, la política israelí internacionalmente aceptada de llegar a la paz por negociaciones directas entre Israel y los palestinos es más que evidente.

 El ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, durante el encuentro que mantuvo con el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abbas, en la primera jornada de su gira por Oriente Medio. EFE

El ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, durante el encuentro que mantuvo con el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abbas, en la primera jornada de su gira por Oriente Medio. EFE

El Gobierno de España como director de su política exterior es responsable de mantener al Sr. Margallo al frente de un ministerio de la importancia estratégica como el de Exteriores. Un ministerio, que dirigido por el susodicho ministro, está destrozando las relaciones vitales que necesitamos mantener con Israel. Lejos de fortalecer los vínculos con Israel de los cuales nos beneficiamos en muchos de los ámbitos como el de la seguridad, por citar uno trascendente, el gobierno español “explota” que no “explora” la relación con Israel y la paz.

Cuando la sangre de los periodistas de Chralie Hebdo y la de los rehenes que fueron asesinados también por los yihadistas en la Tienda Kosher está sobre el suelo, nuestro ministro de exteriores se va a la casa de los yihadistas palestinos a congraciarse con ellos. ¿No sabe el Sr. Ministro que los palestinos celebraron la muerte de los asesinados en Francia? Pregunto solo pregunto. La inmoralidad de no estar, aunque esté el Presidente Rajoy, en la manifestación contra el terrorismo yihadista en Francia dice mucho de un gobierno y de su responsable de exteriores.

Los yihadistas que han asesinado y tienen en alerta máxima a Francia y al resto de Europa, incluida España, son los mismos que controlan el Estado Islámico Palestino gobernado en un oscuro contubernio por Hamás y Al-Fatath. La lógica diplomática, la ética y la lógica moral deberían estar al lado de las víctimas y no dando alas a los primos-hermanos de los yihadistas del Estado Islámico en Siria e Irak, especialmente en este momento.

Con todo no es de extrañar pues hace muy poco España ya protagonizó lo que algunos hemos definido como Ignominia en el Congreso de los Diputados al votar el reconocimiento del Estado Islámico Palestino el mismo día en que Israel lloraba a los Rabinos asesinados en una Sinagoga. Perversa casualidad que tanto el reconocimiento al Estado Palestino como la visita del Sr. Margallo se produzca cuando Israel llora a sus muertos, asesinados por los yihadistas, sea en Israel o en Francia ¿No es una perversa coincidencia? Sea o no coincidencia es verdaderamente perversa la actuación de los responsables de nuestra política tanto interior como exterior en relación con Israel.

No es posible asumir una posición tan ambigua frente al yihadismo internacional, como lo hace el gobierno actual, sin que tenga consecuencias dramáticas para el futuro cercano de esta nación. El país más amenazado del continente europeo España, puerta de entrada del yihadismo, está proyectando una imagen de debilidad frente a los terroristas y frente a los aliados internacionales que se enfrentan al Estado Islámico. La posición ambigua de la España actual contrasta esperpénticamente con la de antaño cuando fue una potencia internacional.

El Gobierno Español no debería apoyar ni tener relación, y menos cordial, con los que además de asesinar, amparan, exportan y potencian el yihadismo del Estado Islámico en Siria, Irak o Nigeria.  Si la moderna España quiere recuperar meridianamente su esplendoroso pasado, incluso el más cercado en el tiempo, debe alinearse con gobiernos democráticos y no con grupos yihadistas aunque se llamen pomposamente Autoridad Nacional Palestina. Al final el que juega con explosivos acaba explotando y de explotarse inmolándose saben mucho los yihadistas incluidos los palestinos.

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: