fbpx

Los tentáculos del pulpo iraní

Qué el Irán de los ayatolas es como un pulpo cuyos tentáculos alcanzan a casi todo Oriente y partes del resto del planeta no es ni un secreto, ni una figura retórica. El mundo de los ayatolas se mantiene sumergido en las oscuras profundidades del terror planeando su siguiente golpe a la libertad, la democracia, Occidente e Israel y no necesariamente por este orden.

En las cavernas infernales del mar de los ayatolas, pulpos de la oscuridad, extienden sus tentáculos viscosos arrastrando a sus víctimas, a una muerte segura. Con todo tengo que pedir disculpas por tan odiosa comparación ya que los pulpos, aunque no son animales de compañía, representan una parte del reino animal que merece nuestro respeto. Toda comparación del pulpo con los ayatolas es pura coincidencia y no pretende herir la sensibilidad de los cefalópodos.

En estos últimos días, pero también desde hace años, se están levantando voces en los ámbitos de la política internacional advirtiendo del peligroso y errático comportamiento del gobierno iraní. Una de esas voces es la del Ministro de Seguridad Público de Israel Gilad Erdan quién pone de manifiesto las contradicciones que se puede ver en el contexto de la ya mencionada política internacional. Las palabras del ministro no dejan lugar a dudas cuando advierte “En la era Trump, Israel no debe decir y hacer los que es políticamente correcto sino lo que es correcto” Lo políticamente correcto está pasando a segundo plano desde que el Presidente de Estados Unidos Donald Trump llegó a la Casa Blanca. Las voces que han perdido el miedo a hablar en público, de esa forma tan manoseada de lo políticamente correcto, están saliendo del armario de la democracia.

El lenguaje políticamente correcto, de muchos que se llaman demócratas, ha permitido que los crímenes de los ayatolas queden impunes hasta hoy. Unos ayatolas que mantienen un lenguaje de extrema violencia por el cual proclaman su intención de aniquilar a los judíos y borrar del mapa a Israel ¿No se están echando los ayatolas la soga al cuello? Precedentes históricos no faltan. El perverso antecesor de esa diabólica mentalidad antijudía, que mantienen los ayatolas, fue Amán el cual también acabó ahorcado con la misma soga que había preparado, para Mardoqueo. No se trata de coincidencias históricas sino de ciclos históricos que se van repitiendo en el tiempo.

Lo hemos dicho muchas veces la historia es cíclica y dado que muchos no aprenden de ella seguirán repitiéndola una y otra vez. Los ayatolas ya tienen la soga al cuello, aunque no quieren creerlo. Una soga como la que pusieron a Sadam Husein en el patíbulo de la muerte. Los mismos iraníes que hoy están aterrorizados, especialmente mujeres y homosexuales, serán los que pondrán esa ya nombrada soga al cuello, de tan crueles e inhumanos ayatolas.

Otra destacada voz en Israel, la del Ministro de Educación Naftalí Bennett, señaló que se “está llevando a cabo una estrategia equivocada al atacar a los “mosquitos” y no al “pantano” y al embestir contra los “tentáculos” y no contra el “pulpo” refiriéndose al régimen iraní. La política de los correctamente político ha impedido acabar con el monstruo pulpo que pretende destruir los barcos de la democracia, que surcan el mar de la libertad. Los tentáculos del Irán de los ayatolas también se extienden por África y América latina, particularmente en Venezuela y Bolivia, donde la Guardia Revolucionaria de Irán campa a sus anchas a la espera de poder entrar a Estados Unidos.

Los tentáculos de Hezbollah y Hamás en Gaza, entre otros grupos terroristas, son una amenaza real contra Israel, pero cortar uno o dos tentáculos no elimina al peligroso pulpo. Al igual que se elimina a la serpiente cortándola la cabeza los esfuerzos del mundo libre deben centrarse, en cortar la cabeza del pulpo. Con lo que quede del pulpo algunos podrán hacer un plato muy famoso y típico de España que se llama “pulpo a la gallega” que aunque nosotros no lo comamos, educadamente decimos, que les aproveche.

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: