fbpx

Lema personal transferible sobre Israel

En estos tiempos convulsos, violentos y peligrosos necesitamos posicionarnos a favor del bien, con total y absoluta claridad. Somos lo que somos, estemos dónde estemos, llevando en nuestros pensamientos a Israel. No hay lugar geográfico en este mundo más soñado y añorado que Eretz Israel.

Israel_like

Por otro lado, son legiones los que critican a Israel con saña e injustificado odio. Cada día se levantan bulos, mentiras, estratagemas dañinas, que solo pretenden destruir al Pueblo del Libro. Muchos se levantan con la resaca del mal, vomitando malvados pensamientos, para desprestigiar a Israel. Ciertamente que no decimos nada nuevo bajo el sol.

Para otros muchos, desconocedores de las realidades invisibles, Israel es un tema en el cual no quieren inmiscuirse. La tibia mentalidad, descuidada en valores y posicionamientos, no los ayuda a ser más felices, ni mejores personas, en todo caso lo contrario. Tres posiciones enfrentadas, a modo de política transversal, que se cruza en nuestras vidas produciendo diferentes resultados.

Ante tal panorama, aquellos que arriamos la bandera en defensa de Israel, debemos tener una posición nítida que permita a otros ver con claridad el camino por el que transitan. Las buenas actitudes que mantengamos determinarán los buenos resultados que cosechemos. Un pensamiento positivo, alegre y esperanzador, nos conducirá al éxito personal independientemente de los resultados materiales que pudiéramos conseguir.

La vida no es un desván donde acumular posesiones materiales, que se apolillan y corrompen. La vida es un vergel donde sembrar buenas semillas, que con el tiempo producirán buenos frutos. Los que siembran malas semillas contra Israel cosecharán los malos frutos de la perdición, el desconsuelo y la pobreza integral más absoluta. No se pueden tener malos pensamientos de odio contra Israel y esperar recoger algo bueno. La Ley del Cielo así lo ha decretado “Bendeciré a los que te bendigan, y a los que te maldigan maldeciré” Nosotros elegimos la semilla.

Las buenas actitudes se refuerzan con buenos y positivos pensamientos. Escrito está que “las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres” ¿Cómo y qué estamos hablando de Israel? Necesitamos buenas conversaciones, buenas lecturas, que sean la base sobre la cual se sustenten los buenos pensamientos. Necesitamos buenos pensamientos, que no corrompan las buenas costumbres de hablar bien particularmente de Israel. La bendición sale por nuestros labios, pero brota desde nuestro corazón.

En un mundo acostumbrado a “slogans” de toda clase, no debería sorprender que acuñemos el nuestro propio. Un tesoro que no está formado por oro y joyas, sino por todo aquello que tiene un verdadero valor emocional, espiritual y humano.  Hay tesoros que están conformados por buenas directrices, sabios principios y lemas personales que se transfieren, sin ánimo de lucro, de unos a otros.

Hoy vengo a dejarles un lema que forma parte del tesoro de la experiencia personal acumulada, que anima mi vida y la da sentido. Un lema para compartir con aquellos que aman al Dios de Israel y al Israel de Dios, que reza así “Lema personal transferible:

Hay tantos que critican a Israel por todo, que yo no lo criticaré por nada” y cuando digo por nada, digo por nada

¡Benditos sean los que bendicen a Israel! Shalom.

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: