La peligrosa situación de la comunidad judía de Ucrania

“Los medios de comunicación nos han mostrado cómo se ondeaban banderas de corte neo-nazi, en claro enfrentamiento con las rojas comunistas con su hoz y martillo incluidos. Las banderas ucranianas y las rusas completan esta guerra de banderas teñidas de sangre”

 Judíos ortodoxos rezan cerca de un lago en la ciudad de Uman, a unos 200 km al sur de Kiev, Ucrania el 20 de septiembre de 2009. EFE/STR

Judíos ortodoxos rezan cerca de un lago en la ciudad de Uman, a unos 200 km al sur de Kiev, Ucrania el 20 de septiembre de 2009. EFE/STR

La historia se puede volver a repetir en una Ucrania con grandes precedentes antisemitas. En las afueras de Kiev se encuentra situado un lugar terrorífico, un barranco llamado Babin Yar, que los nazis utilizaron para masacrar a más de cien mil judíos, entre otros grupos étnicos. ¿Podría repetirse algo parecido en la Ucrania del siglo XXI?

La convulsa situación de Ucrania tiene muchas aristas que deben ser analizadas. Cuando toda la información que recibimos proviene de un solo lado, perdemos perspectiva. Ucrania vive una situación definida por algunos como de “emergencia y caos político”. El conocido refrán “A río revuelto, ganancia de pescadores” se hace patente en la realidad ucraniana.

Los medios de comunicación nos han mostrado cómo se ondeaban banderas de corte neo-nazi, en claro enfrentamiento con las rojas comunistas con su hoz y martillo incluidos. Las banderas ucranianas y las rusas completan esta guerra de banderas teñidas de sangre. Detrás de cada bandera subsiste una ideología que debe ser tenida en cuenta a la hora de analizar la crisis ucraniana.

En este contexto no es sorprendente que la comunidad judía de Ucrania haya pedido al gobierno de Israel que le proteja. Antecedentes hay más que suficientes en Ucrania para que los judíos ucranianos tengan temor de un nuevo pogromo ucraniano. Hace pocas semanas, el Rabino Moshe Reuven Azman pidió a la comunidad judía que saliera de la capital y, si fuera posible, incluso del país. El peligro es evidente en este ya definido “río revuelto” ucraniano para los judíos. Los viejos fantasmas del más reciente pasado se hacen presentes hoy en Ucrania.

Se han reforzado las medidas de seguridad en todas las instituciones judías de Ucrania. La ayuda viene de diferentes instituciones judías y la coordina el llamado Fondo de Asistencia de Emergencia de la Agencia Judía para las Comunidades Judías. En los atentados islamistas de Toulouse en Francia, donde fueron asesinados un maestro y tres niños judíos, el Fondo de Asistencia protagonizó un papel importante de ayuda a la comunidad judía francesa, víctima en su totalidad del sangriento atentado.

La comunidad judía de Ucrania, una de las más grandes del mundo, cuenta con más de trescientos mil miembros, de los cuales la mayoría viven distribuidos en Kiev (la capital), Odessa, Lvov y Dnepropetrovsk. En las últimas semanas se han producido ataques antisemitas contra la Sinagoga de Zaporizhia, por ejemplo, que han elevado el grado de preocupación entre la población judía ucraniana.

Grupos de Ayuda está recorriendo el país para proteger, ayudar y alimentar a enfermos, ancianos e impedidos que necesitan asistencia. El espíritu de solidaridad de la comunidad judía en Ucrania permite esta atención en medio del caos reinante y la violencia.

Europa y Estados Unidos deben saber con quién se la están jugando. La libertad e independencia de un pueblo, como el ucraniano, no la pueden representar grupos antisemitas como Svoboda, violentos participantes de las manifestaciones contra el gobierno ucraniano.

Una cosa es el imperialismo ruso y otra el nacionalismo ucraniano, responsable de la muerte de cientos de miles de judíos en Ucrania junto con las nazis alemanes. La comunidad judía de Ucrania está inmersa en un río revuelto de peligrosas aguas. Una última observación; el gobierno de Israel tiene la responsabilidad de proteger a los judíos en cualquier parte del mundo. ¿Intervendrá en la defensa de la comunidad judía de Ucrania? Con toda seguridad.

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: