La amenaza del boicot a Israel

“Israel, Estados Unidos y Occidente en general tendrán que seguir a la vanguardia del gasto militar, según los expertos, como mínimo durante las dos décadas siguientes”

Boicot_Israel x

Israel está siendo, continuamente, amenazado de muchas formas. La amenaza terrorista es la principal y seguramente la más conocida, pero no se puede obviar la amenaza que representa el boicot que muchos promueven. El mencionado boicot no solo pretende ser de carácter económico, alcanza muchas áreas diferentes que iremos desglosando paulatinamente.

En una comunidad de naciones, tan globalizada como en la que vivimos, las cuestiones económicas determinan el presente y el futuro de muchas sociedades. El esfuerzo económico en defensa que soporta Israel le sitúa, según los últimos informes, en el decimocuarto puesto mundial en gastos militares. El boicot económico contra Israel supone un ataque directo a su economía y de forma directamente proporcional a su sistema defensivo integral.

La crisis mundial ha sido determinante a la hora de reducir el gasto militar en muchos países. Los recortes de todo tipo se han aplicado, especialmente los gastos militares, en todos los países del mundo excepto en Israel, por lo menos en la misma proporción. La seguridad de Israel depende de su exitosa economía tanto como de su bien preparado y costoso ejército. La tecnología que diseña, produce y exporta Israel está presente, en muchos más sitios de los que pudiéramos pensar, formando parte de nuestra vida cotidiana. La economía en Israel es estratégicamente importante y base necesaria de su, ya mencionada, costosa defensa. Las campañas de boicot contra Israel son una amenaza global para una nación que está presente en los campos científicos, económicos, agrícolas y culturales, entre otros muchos.

Israel, Estados Unidos y Occidente en general tendrán que seguir a la vanguardia del gasto militar, según los expertos, como mínimo durante las dos décadas siguientes. Las amenazas económicas llámense boicot u OPA hostil, por hablar en términos económicos, son una amenaza que se debe tener en cuenta. El boicot tiene una influencia, directamente negativa,  para toda la sociedad israelí que sabe bien y por propia experiencia lo que significa.

El gasto militar de Irán y de financiación de los grupos terroristas como Hezbolá en Líbano, por citar un solo ejemplo, no deja de crecer ni lo dejará previsiblemente a medio y largo plazo. Hacemos notar que al igual que crece su gasto militar e inversión en terrorismo, crece la pobreza y la miseria en su oprimida sociedad medieval. Sorprende que muchos promuevan el boicot contra Israel y no hablen, ni sucintamente, de boicotear a Irán o al gobierno de Siria con ciento cincuenta mil muertos sobre la mesa.

El secretario estadounidense John Kerry, afirmó recientemente, después de ser criticado por miembros del gobierno israelí, su rechazo “incondicional” a las campañas de boicot contra Israel. La UE también habla de boicot, utilizándolo como una especie de advertencia y velada amenaza, si Israel no logra firmar la paz con los palestinos. El Primer Ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, dijo que el boicot a Israel es “inmoral e injustificado” y en su opinión, y en la nuestra, solo sirve para fortalecer la intransigencia palestina. La otra cara del boicot, en este caso positiva, es que hace más fuerte a un Israel experimentado en tratar con anteriores y recurrentes boicots en su larga y dura historia.

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: