64 Views

El moderno Israel también está inmerso en una guerra híbrida-ideológica de nivel internacional que pretende cambiar la idiosincrasia de sus ciudadanos.  

La guerra híbrida la han definido como la utilización de un país de “medios que vayan minando la seguridad y la estabilidad de otro país. Y no son medios militares, sino, por ejemplo, ciberataques…que vayan en contra de la posición de un gobierno determinado. A eso se le denomina guerra híbrida». Todo parece indicar que ya no hace falta tanto material bélico para invadir un país o cambiarlo, sino que con una conjunción de modernos medios tecnológicos se puede llegar a doblegar a toda una sociedad. Los ejércitos amenazan con su presencia física, pero detrás de ellos está la mayor de las fuerzas que pueden arrasar un país sin emplear apenas el nombrado material bélico. La guerra híbrida-ideológica puede llegar a destruir una sociedad con tanta fuerza como lo podrían hacer las armas convencionales.  

La destrucción inducida en forma de guerra-ideológica a la cual estamos siendo sometidos por los poderes fácticos en todos los países está cambiando sociedades completas. Las personas buscan desesperadamente salvarse de la llamada y temida tercera guerra mundial, pero sin percibir la guerra híbrida-ideológica y de reconversión en la cual estamos inmersos que pretende cambiar nuestra forma de entender la vida tal como originalmente ha sido diseñada. 

Lo que estamos presenciando a nivel internacional es una guerra híbrida-ideológica por la cual se nos induce a tener una cierta forma de pensar y adaptarnos sumisamente a la corriente de pensamiento mayoritaria. Las grandes corrientes llamadas progresistas nos quieren arrastrar a pensar que su ideología es la única válida que debe perpetuarse por todos los medios incluidos la fuerza física si fuere necesario. Los que no piensan de una determinada forma no pueden formar parte, valga la redundancia, de una sociedad moderna en la cual a lo malo se le llama bueno y a lo bueno se le define como malo. La guerra híbrida-ideológica nos quiere hacer híbridos funcionales de pensamiento y sin la capacidad de procreación de nuevas ideas. 

Israel es un país de grandes contrastes en dónde la “modernidad” choca frontalmente con las tradiciones milenarias que han dado la forma y la identidad a un pueblo único con un Di´s Único.  

En la guerra híbrido-ideológica, en la cual también está inmersa Israel, no se pueden realizar las llamadas “terapias de conversión para miembros de la comunidad LGTBQ+” por imposición de ley. En contraposición lo que si se está llevando a cabo es una terapia de reconversión de la comunidad heterosexual, para que deje de ser lo que es y se convierta en lo que no quiere ser ¿No deberían tener todos los mismos derechos? Lo dramático en esta guerra híbrida-ideológica de reconversión auspiciada por la comunidad internacional es que la tolerancia y la igualdad solo la quieren aplicar a un cierto grupo cuya nomenclatura de identidad está formada por letras mayúsculas y signos. Hazlo saber. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: