158 Views

Las continuas amenazas de los terroristas de Hamás contra los judíos que suben al Monte del Templo son cada vez más peligrosas ¿Qué vamos a hacer al respecto? 

En una de las ocasiones que tuve la oportunidad de subir al Monte del Templo, hace ya varios años, me sentí conmovido por el hecho de estar en el lugar donde se sitúa El Beit Hamikdash. Una sensación que compartía con un cierto temor al sentí las miradas hostiles de algunos transeúntes árabes que por allí deambulaban. En aquel tiempo no se le ocurría a ningún judío rezar o parecer que estaba rezando ya que las amenazas a su integridad física eran constantes. Cada año llegando Pesaj el repunte de las amenazas y la violencia surge con mayor intensidad hacia los judíos que se atreven a subir al Monte del Templo. 

El miércoles Hamás volvió a lanzar amenazas contra los judíos en general y en particular contra los que pretendan realizar rezos u ofrecer un aparente sacrificio ritual de Pesaj en el Monte del Templo. El medio israelí THE TIMES OF ISRAEL señala que un cierto grupo de “judíos extremistas” denominado Returning to the Mount está ofreciendo una recompensa en efectivo a quienes sean arrestados por subir animales para un posible sacrificio ritual. Las autoridades israelíes han asegurado que impedirán a toda costa cualquier intento de traer animales al recinto del Monte del Templo. El temor a un enfrentamiento de un falso aspecto religioso hace que se impida cualquier actuación que pueda parecer un sacrificio ritual e incluso que pueda parecer que se está rezando en el mencionado lugar. A ver, analicemos algunos puntos al respecto. 

Todo indica que a los judíos que abogan por retornar al Monte del Templo se les considera extremistas que en este contexto es como decir terroristas ¿Desde cuándo abogar por retornar al Monte del Templo es un acto extremista? Las acusaciones de la izquierda, de que aquellos que no piensan como ellos son de extrema derecha, fascistas o incluso nazis me hacen sentir como si yo mismo fuera de extrema derecha, sin serlo ni parecerlo. Cuando se acusa de ser extremistas a los judíos que abogan por construir el llamado Tercer Templo me hace sentir como si yo mismo también fuera extremista, sin serlo ni parecerlo. En otras palabras, que las expresiones de odio hacia quienes anhelan un Tercer Templo son una manifestación de intolerancia contra los que entienden el Judaísmo de una cierta forma. Lo grave del asunto es que las autoridades israelíes señalen a los judíos como extremistas por querer lo que todo judío de bien quiere y anhela que es ver reconstruido el Templo del Monte. 

Los terroristas de Hamás, junto con todas las demás facciones igualmente terroristas, amenazan de muerte no solo a los “judíos extremistas” sino a todos los judíos y al propio Estado de Israel por el mero hecho de poner un pie en la explanada del Monte del Templo. A los terroristas no les importan quienes sean o dejen de ser los que quieren subir a la explanada. Lo que le importa a Hamás es el hecho que son judíos y para ellos todos los judíos son extremistas por ser judíos, valga la redundancia.  

La recompensa que el grupo Returning to the Mount ofrece a los que traigan un animal no se puede comparar de ninguna manera posible a la recompensa vitalicia que ofrece la Autoridad Palestina por cada judío que sea asesinado ¿Se puede comparar dar una recompensa por traer un animal al Monte del Templo con dar una pensión vitalicia por asesinar a un judío en cualquier parte fuera o dentro de Israel? Algo muy mal está pasando cuando a los malos, entiéndase terroristas asesinos de judíos, se les llama buenos y a los buenos se les define por rezar en el Monte del Templo como extremistas, provocadores o incluso terroristas. 

El statu quo que se aceptó con Jordania en su momento solo sirve para debilitar la posición de Israel y su derecho absoluto e inalienable a subir al Monte del Templo, rezar, ofrecer sacrificios y reconstruir el Tercer Templo. Al igual que Moisés retornó al Monte Sinaí los judíos de hoy en día tienen el derecho y el deber de retornar al Monte del Templo. A ver si es que vamos a dejar de sembrar por miedo a que los gorriones, entiéndase a los terroristas, se coman el trigo. Hazlo saber. 

1 thought on “El derecho y el deber de los judíos a retornar al Monte del Templo

  1. La la izquierda siempre defendiendo y al lado de los criminales y de lo peor, la izquierda son terroristas en potencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: