fbpx

Ignominia en el Congreso de los Diputados de España

” España ha entrado en el club de la ignominia del cual ya no podrá salir en esta legislatura que será recordada históricamente como un día aciago para los intereses de Israel y de Occidente “.

ongreso de los Diputados

Congreso de los Diputados en Madrid

Con los representantes de la Autoridad Nacional Palestina presentes en la tribuna de invitados del Congreso de los Diputados de España se reconoció de facto al Estado Islámico de Palestina. Inaudito, esperpéntico y traumático el libelo de sangre, en forma de proposición no de ley, que fue aprobado por todos los partidos y refrendado por los votos de los diputados excepto por dos que dijeron no y uno que se abstuvo.

Ignominia, pura ignominia, es la representada en el Congreso de los Diputados al reconocer al ya denominado Estado Islámico Palestino cuando aún estaba la sangre de los judíos asesinados esparcida por los suelos de la Sinagoga en Jerusalén. Lejos de emitir una condena por el atentado terrorista sus señorías acusaron a Israel de ser el responsable de los acontecimientos violentos que están aconteciendo en Oriente.

Vinculando la paz en Oriente a la resolución del conflicto entre Israel y los palestinos los diputados españoles se explayaron en criticar cruelmente a Israel y ser comprensivos con los pobres palestinos que viven bajo el despótico gobierno sionista de Israel. Aberrante cada una de las intervenciones de los señores y señoras diputadas, con alguna excepción, que más bien se trataba de un enfrentamiento personal entre diputados de diferentes partidos de la oposición.

Ignominia pura ignominia, que mientras Israel lloraba la muerte de los judíos, que estaban rezando en la Sinagoga, asesinados por el Estado Islámico de Palestina y Levante, los palestinos repartían dulces por las calles festejando la llamada Masacre de Jerusalén. Además para rematar el dramático cuadro de los acontecimientos en España de “festejada” con un texto que en realidad es una resolución condenatoria, al estilo ONU, hacia Israel.

Trinidad Jiménez del Partido Socialista, como no podía ser de otra forma, acusó, criticó y censuró directamente a Israel por seguir poniendo obstáculos a la resolución del conflicto con los palestinos ¿Qué obstáculo, nos preguntamos, el de no dejarse aniquilar por el Estado Islámico Palestino? ¿Qué obstáculo el de interceptar todos los misiles que los yihadistas de Hamás, entre otros, lanzaban contra su población civil? La ya mencionada señora diputada, responsable última de la resolución condenatoria o libelo de muerte como ya lo hemos denominado, se atrevió de decir que el texto “no va contra nadie ni contra nada” otra ignominia más que clama al Cielo.

Uno de los obstáculos, claramente visibles, es esta maldita resolución, es que les dice en la práctica a los yihadistas palestinos seguir asesinando judíos que nosotros reconocemos vuestro derecho a tener un estado islámico. No han hecho ninguna contribución a la paz sus señorías del Congreso de los Diputados sino todo lo contrario han dado justificación a los yihadistas palestinos para seguir asesinando impunemente. La sangre vertida clama en la tierra al Cielo tal como Dios le reprochó al asesino Caín.

La sangre vertida traicioneramente por los yihadistas palestinos, de aquellos que estaban rezando de espaldas a sus asesinos, clama desde Jerusalén al Cielo no dejando de tener respuesta de una forma o de otra y más pronto que tarde.

El Gobierno de España ha dado un “paso de gigante” en su autodestrucción. Nadie con dos dedos de frente política, incluso dentro de las filas del Partido Popular, entiende como el Presidente Rajoy y su Ministro Exteriores el Sr. García-Margallo han permitido que salga adelante tan ignominioso texto condenatorio contra Israel. Digan lo que digan, sus señorías, Israel ha sido vilmente acusada, por los representantes del pueblo español en el mismo día que llora el asesinato de sus hijos.

España ha entrado en el club de la ignominia del cual ya no podrá salir en esta legislatura que será recordada históricamente como un día aciago para los intereses de Israel y de Occidente.

Después de la grosera ignominia en el Congreso reconociendo al Estado Islámico Palestino y Levante, no se les olvide, las amenazas de Podemos nos parecen poco castigo para esta España que no puede borrar su pasado antijudío por muy democrática que se crea. Algunos tendremos que ir pensando en hacer las maletas. El futuro de los judíos, en la España proyihadista palestina, está puesto en serias dudas desde ahora mismo.

Reconocer por unanimidad en el Congreso de los Diputados Español al Estado Islámico Palestino en el día que asesinan a cuatro judíos es cuanto menos una deshonra e indecencia peligrosa para nuestro propio país y un error histórico además de una afrenta impúdica para aquellos que llamamos amigos entiéndase Israel. Dios nos coja confesados

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: