Hoja de ruta palestina: sangre por paz

“Ser pacífico es una cosa y ser pacifista es otra. El pacifismo mal entendido por muchos, ha llevado a Israel a llorar todos los días por sus hijos asesinados”

HEBRÓN (CISJORDANIA), 21/03/2013.- Un manifestante palestino lanza un cohete durante los enfrentamientos registrados con la policía israelí en la ciudad cisjordana de Hebrón, el 21 de marzo del 2013. EFE/Abed Al Hashlamoun

HEBRÓN (CISJORDANIA), 21/03/2013.- Un manifestante palestino lanza un cohete durante los enfrentamientos registrados con la policía israelí en la ciudad cisjordana de Hebrón, el 21 de marzo del 2013. EFE/Abed Al Hashlamoun

 

Las negociaciones entre Israel y el islamismo palestino están basadas en una “hoja de ruta” que los palestinos han confeccionado con mucho esmero y dedicación, a saber, sangre por paz. El goteo continuo de sangre judía se convierte en un caudaloso río a medida que se suceden las interminables negociaciones de una supuesta paz que nunca llegará. Los palestinos nunca han querido “tierra por paz”, que es tan solo un malévolo eufemismo. Solo quieren, y en muchos casos obtienen, sangre por tierra. Si los palestinos no consiguen lo que quieren, derramarán más sangre y si lo consiguen, en mi opinión igualmente seguirán derramando sangre. Sea como sea, el objetivo de los palestinos en particular y de los árabes en general bien podría parecer aniquilar a todos los judíos (y si sobrevive alguno, echarlo al mar; nada nuevo).

El problema se agudiza cuando una parte de la población israelí sigue pensando que la paz es la solución, aquí tan solo una utopía y por tanto inalcanzable. El mayor peligro para Israel es pensar que los árabes desean la misma paz que ellos. No se engañen ni sean ingenuos; quieren destruir a Israel como nación y probablemente también a los judíos como Pueblo Elegido, tomando su lugar. Pensar que los palestinos quieren la paz es el peor de los peligros a los que se puede enfrentar Israel. Hay que estar muy ciego para no verlo.

Comprender, por muy duro que pudiera parecer, que no hay solución con los palestinos es la mejor solución. Tendrá que haber vencedores y vencidos, no hay otro remedio. La pregunta es: ¿queremos ser de los vencedores o de los vencidos? ¿Queremos ser cabeza o cola? Son preguntas que deben ser contestadas con la mente, no con el corazón.

Israel está tecnológica y militarmente preparado para enfrentarse y vencer a todo tipo de amenazas que se ciernan desde el lado árabe-palestino. Se debe tener la mentalidad y la decisión de querer ganar la guerra contra los palestinos y contra todos aquellos que buscan la aniquilación de Israel, de una forma o de otra.

Ningún ejército puede alcanzar la victoria y estar suficientemente motivado, cuando el objetivo es lograr una relativa paz con sus enemigos. Los palestinos empezaron la guerra, pero Israel debe terminarla con una victoria que no deje lugar a dudas. Los enemigos de los israelíes deben temerles más de lo que hoy les temen, lamentablemente debe ser así.

Buscar la paz no es un juego de niños, es un deber de hombres que no temen a enfrentarse contra los que bajo la excusa de paz, solo quieren la destrucción del Estado de Israel con su Capital Eterna, Jerusalén. Recordemos cómo hace pocos meses un joven soldado de Israel fue cobardemente asesinado a traición, mientras se dirigía a su casa, dormido en un autobús de línea.

No se puede negociar con los terroristas palestinos, solo se les puede vencer, derrotar, encarcelar y ajusticiar. Solo se secará el rio de sangre cuando Israel diga “victoria por paz”. Entonces la tierra dejará de clamar venganza al Cielo.

Ser pacífico es una cosa y ser pacifista es otra. El pacifismo mal entendido por muchos, ha llevado a Israel a llorar todos los días por sus hijos asesinados. Gota a gota de sangre, este río se vuelve más caudaloso y más largo en el tiempo. ¿Quién lo va a secar? Nunca más la sangre puede ser moneda de negociación, ni con los palestinos, ni con nadie. Por eso una vez más debemos decir “victoria por paz”.

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: