fbpx

Hasbará, amigos, Hasbará con mayúsculas

La palabra Hasbará, en fonética hebrea, se traduce al español como explicación o esclarecimiento de todo aquello relacionado, con Israel. Un término interesante por sus implicaciones y determinante por sus efectos positivos, en la llamada opinión pública. Todo aquello que contribuya a esclarecer de forma positiva la idiosincrasia de Israel como nación, de su Capital Jerusalem o del Pueblo Elegido podríamos considerarlo como Hasbará.

Hasbara-amistad

La idiosincrasia del Pueblo Judío, con mayúsculas también por ser único, se distingue de los demás pueblos y naciones de este mundo y del venidero. Una idiosincrasia, la del conjunto del Pueblo de Israel, que le ha llevado a ser Cabeza de Naciones por su estado innegable, que no puede ser puesto en duda, de sus impresionantes avances en todos los campos. Escrito está que Israel es un país pequeño con grandes ideas, que han cambiado este mundo. Unas grandes ideas que se han plasmado en innumerables descubrimientos científicos, difíciles de cuantificar, en grandes avances en el campo de la medicina o en las nuevas tecnologías, por citar algunos ejemplos.

Las modernas tecnologías, sin las cuales el mundo estaría en la edad de piedra, son el distintivo más evidente de un pueblo que ha heredado de sus antepasados una Sabiduría Salomónica, también con mayúsculas por ser única, como único fue aquel que le pidió al Cielo sabiduría, solamente sabiduría. La ingeniería informática del hardware y software tienen su máxima expresión, en los avanzados laboratorios emplazados en Israel. No pretendemos hacer un listado de tan fabulosos avances científicos, que se desarrollan en Israel, pues sería imposible darlo a conocer en tan limitadísimo espacio como es un artículo de opinión. Lo que pretendemos es motivar a cuantos se consideran amigos de Israel a hacer Hasbará con mayúsculas.

El futuro de Israel ya se está experimentando, en el presente. Los grandes campos productores de energía solar están cambiando la filosofía y la fisonomía de este país, que es líder en el estudio, desarrollo e implantación de este tipo de energía limpia. Los países de su entorno geográfico y tradicionales enemigos de los judíos están viendo con sus propios ojos la potencia mundial, en la que se ha convertido Israel. Toda la riqueza que produce el petróleo del mundo no se puede comparar con la riqueza integral, que está produciendo Israel con sus avances. El petróleo no puede comprar la sabiduría, la inteligencia, la tenacidad o el espíritu de superación que muestran y demuestran los judíos.

Los países productores del mal llamado oro negro, petróleo, solo pueden comprar voluntades y pagar a los que saben hacer las cosas bien, para que las hagan en sus desiertos, del conocimiento y creatividad. Un petróleo que perderá su valor en muy pocos años, según los expertos. Un petróleo que tendrá que convivir con las energías limpias, como la ya mencionada energía solar y que estará al alcance de todos por el bajísimo precio, que está alcanzando su producción.

Si amigos hacer Hasbará significa conocer y dar a conocer, explicar con sencillez y claridad, los grandes logros de Israel, que están beneficiando y bendiciendo al mundo entero. Una explicación que tenemos que exponer primeramente en nuestro más cercano círculo de relación. Nuestra familia, amigos y conocidos en general están recibiendo una sesgada información sobre Israel y nosotros tenemos a obligación moral y espiritual de iluminar a cuantos nos rodean con la verdad. Los oscuros intereses antijudíos de este mundo pretenden opacar la luz, que proyecta un Pueblo Luminoso. Un Pueblo Único, que ha heredado la bendición y las promesas, que el Cielo les ha dado. Hasbará, amigos, hagamos Habará con mayúsculas.

Escrito está:

Brillen los que te aman, como el sol cuando sale en su esplendor

Habará es brillar con la verdad. El Cielo no se olvida de los que bendicen a Israel.

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: