Todos los países del mundo, a lo menos la inmensa mayoría, están al lado de Ucrania ante la vergonzosa invasión del “Zar Comunista” Vladímir Putin. 

La pretensión no revelada es subyugar a todas las naciones de Europa en primer lugar y alcanzar al resto del mundo por medio de oscuras contrataciones con naciones más lejanas como Siria o Venezuela, por citar solo dos sangrantes ejemplos. La historia de Rusia está plagada de oscuros personajes que han sido responsables de la muerte de millones y millones de inocentes tanto dentro como fuera de sus fronteras.  

El Comunismo, Nazismo y Yihadismo comparten una ideología atroz, cruel y diabólica, valga la redundancia, cuyo fin común es tomar el control y el dominio de la humanidad. No son ideologías antagónicas, aunque pudieran parecerlo y para comprobarlo solo hay que ver como se reparten el mundo sin agredirse entre ellos a pesar de las falsas apariencias de enfrentamiento.  

El ejército ruso está invadiendo Ucrania con el apoyo de mercenarios sirios y chechenos musulmanes ¿Cómo es posible que yihadistas combatan junto al ejército ruso? Los oscuros pactos entre estas fuerzas del mal están inspirados en el odio antisemita. Todos ellos comparten el odio extremo a Israel y a los judíos en todas las partes del mundo. La peligrosa perspectiva que se nos vienen encima es la de estar sometidos por estos tres poderes oscuros que están sembrando la destrucción y la muerte en todo el orbe internacional. 

La comunidad judía en Ucrania según algunos cálculos está entre la tercera o la cuarta más grande del mundo. La implicación que esto conlleva hace que la invasión de Ucrania tenga claros visos de antisemitismo y judeofobia por parte del ejército ruso junto a los grupos yihadistas que están queriendo vengarse de Israel. En el inicio de la Segunda Guerra Mundial las estadísticas hablan de 1.5 millones de judíos viviendo en Ucrania ¿La invasión a Ucrania por parte del ejército ruso solo tiene connotaciones geográficas de anexión del territorio ucraniano? Además de extender la vieja Unión Soviética el oscuro objetivo de la invasión rusa es intentar aniquilar a los judíos, empezando por Volodímir Zelenski, como presidente de Ucrania, para después borrar del mapa al moderno Estado de Israel. 

La historia se repite de forma cíclica, aunque parezca lineal y una vez más el pueblo judío sigue estando en peligro de desaparición a lo menos en Ucrania. A pesar de todos los intentos destructivos de aniquilar a los judíos el Pueblo de Israel prevalecerá hasta el final de los tiempos siendo luz a todas las naciones. Así está escrito. 

El enfrentamiento del Mal contra Israel se ha extendido a lo largo de los tiempos y en la inmensa mayoría de las naciones ¿Quién promueve este odio contra los judíos e Israel? Evidentemente el Mal y todos sus esclavos que son usados como medios de difusión del odio antisemita. La última guerra emprendida por el agente del mal llamado Vladímir Putin y todo su entorno quieren apagar la luz que el pueblo judío está dando en Ucrania, en particular, y en el resto del mundo en general.  

Los ataques a los hospitales ucranianos por parte de las tropas rusas, siguiendo órdenes de Putin, son un ejemplo terrible de lo que el odio es capaz de hacer y deshacer. La Ley de la Retribución se hará efectiva en algún momento sobre los asesinos de inocentes niños, de mujeres embarazadas y de ancianos. La victoria sobre el mal exige un luminoso compromiso con el bien por parte de todos nosotros para salvar, aunque sea una vida de los que sufren persecución. Hazlo saber. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: