Europa en una guerra no declarada contra el Yihadismo

Lejos de emplear términos claros y contundentes a la última masacre perpetrada por el islamismo en la capital de Francia París los políticos, de la mayoría de las tendencias, exhiben su hipocresía política sin rubor alguno evitando decir que estamos en guerra. No es un acto de guerra es una guerra de civilizaciones entre el Yihadismo y Occidente.

Parlamento Europeo en Bruselas

Parlamento Europeo en Bruselas

Cuando se produjo en Francia el atentado yihadista contra la Comunidad Judía, uno de los más terroríficos, y contra el semanario Charlie Hebdo la clase política salió a la palestra para emitir grandes declaraciones en favor de la libertad, la igualdad y la fraternidad. En todo momento fueron invocados los valores democráticos de esta Europa y en contra de la barbarie terrorista pero nadie lo definió como una guerra con lo que ello implica.

Entonces y ahora, en este antepenúltimo atentado en París, les costó mucho a los dirigentes políticos y a los medios de comunicación emplear claramente el término guerra, tan solo atentado terrorista y eso después de muchas vueltas dialécticas. Invocando la manoseada prudencia y obviando, cuando no censurando, toda referencia a la autoría islamista de los mencionados atentados se evitó de nuevo hablar de guerra en Occidente.

En un ejercicio hipócrita de espíritu democrático, los gobernantes europeos en una inmensa mayoría, no se atreven a posicionarse con toda claridad y contundencia contra el islamismo también definido como yihadismo. La consecuencia de esta hipócrita y cobarde actitud es la indefensión práctica, que no teórica, de los ciudadanos europeos frente al yihadismo internacional. Los políticos, tan demócratas ellos, no quieren decir claramente que estamos en guerra. Posiblemente la Tercera Guerra Mundial producida por el “islamofascismo” que quiere dominar el mundo.

Europa no es que esté amenazada es que está en guerra contra el islamismo internacional. Mientras no se entienda y defina de esta forma seguiremos indefensos ante los ataques salvajes del yihadismo en toda Europa. El objetivo preferente, por su indefinición y pasividad, es una Europa que mantiene una ambigua postura frente al Islam inductor directo del islamismo como no puede ser de otra manera entendido.

Las preguntas que no fueron contestadas, en el anterior atentado en Francia, y los posicionamientos que no fueron asumidos son las consecuencias directas de este antepenúltimo atentado de guerra del islamismo en París y por tanto en Occidente.

Cuando los japoneses atacaron Pearl Harbor todo el mundo entendió que se trataba de una declaración de guerra. Mientras Europa en su conjunto y Occidente en general no entiendan que estamos en una guerra del islamismo contra Occidente cada ataque quedará en alguna manera impune. Aunque mueran los autores directos de los atentados siguen quedando los autores “intelectuales” que dirigen la guerra contra Israel y Occidente desde Irán o Siria entre otros muchos refugios del diabólico yihadismo.

Los gobernantes europeos, en el ya mencionado ejercicio de hipocresía política, están poniendo en peligro a sus ciudadanos ante la falta de definición conceptual de aquello que está sucediendo. Los atentados deben ser considerados una guerra y a los yihadistas asesinos a abatir como se hace en tiempos de guerra. No son atentados terroristas, que también lo son, son una declaración de guerra que no quieren reconocer nuestros políticos.

¿Aprenderán los gobiernos europeos y sus ciudadanos a llamar las cosas por su nombre?
El peligro que significa tener en el seno de Europa a millones de islamistas dispuestos a asesinar no debe obviarse, minimizarse o definirlo de forma ambigua. No estar conscientes y apercibidos de que estamos en una guerra es el mayor peligro al que nos enfrentamos. Occidente se ha instalado en la cultura de la “dolce vita” en esta Europa del bienestar en la cual los islamistas son subvencionados por esta débil democracia ¿Dolce vita? Si la de los islamistas que campan a sus anchas por toda Europa imponiendo la Ley Sharia a sangre y fuego ¿No es una guerra?

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Samuel dice:

    Europa tiene que darse cuenta, ya están aquí!!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: