fbpx

El Tesoro Escondido de la Cuenta del Omer

En esta semana hemos empezado a contar los días, en la llamada Cuenta del Omer, que nos llevarán hasta el Sinaí ¿Qué esperamos encontrar al final del conteo de los días que van desde Pesaj a Shavuot? Cincuenta días de camino que han marcado definitivamente la historia de Israel y del resto de la humanidad.

Montana

La epopeya del Éxodo ha quedado reflejada fielmente en la Torá permitiéndonos experimentar los avatares de los cientos de miles de seres humanos que recorrieron el desierto durante cuarenta años hasta alcanzar la Tierra Prometida. La marcha por el desierto no debió ser nada fácil, humanamente hablando, para un pueblo recién salido de la esclavitud que arrastraba la pesada carga del individualismo. El oro recaudado entre los egipcios era además un lastre que pondría en peligro el proyecto que se fraguó en el que llamamos Viaje a la Libertad.

Las dos pesadas cargas que la mayoría de los seres humanos arrastramos, en un hipotético desierto de la vida, son el individualismo y la codicia. Las formas sinuosas del individualismo se afirman con la abundancia material. Por lo general pensamos que estamos más seguros si tenemos abundancia. Nos creemos superiores y el mencionado individualismo se hace más fuerte en detrimento del sentido de pueblo que todos deberíamos sentir y manifestar.

La Cuenta del Omer nos hace pensar como pueblo y no tanto como individuos. Nos lleva a las alturas de los intereses comunitarios haciéndonos pensar que vamos juntos hacia un mismo objetivo. En el caso que amerita el gran objetivo era llegar al Sinaí donde el Cielo formaría una nación con Leyes Eternas que la darían una identidad única denominada Israel. Contar los días nos acerca los unos a los otros, a lo menos debería hacerlo, pues nos hace mirar al futuro juntamente con los demás.

En plena Cuenta del Omer los días van pasando con rapidez para acercarnos al gran momento de recibir la Torá en el Sinaí. El Tesoro Escondido en la cima del Sinaí estaba esperando a ser encontrado por todo un pueblo, aunque el que subió finalmente fue Moisés en representación de todos los demás. Vivimos tiempos en los cuales tener visión de futuro pasa indiscutiblemente por encontrar el Tesoro Escondido de la sabiduría de la Torá. No podemos conformarnos con tener abundancia como si eso nos asegurara la vida.

Animamos a todos nuestros amigos a tomar conciencia de lo que somos y de lo que tenemos que ser. Estamos llamados a ser un Pueblo Único, sin individualismos, con un Dios Único que nos enfrenta a pasar por la vida venciendo retos, subiendo cimas y reposando en los valles de la esperanza. Contemos los días que van desde Pesaj hasta Shavuot con la esperanza de encontrar el más grandioso de los tesoros.

Un tesoro que el Cielo concedió a Salomón a petición de él mismo. Un tesoro que ha pasado de generación en generación haciendo que Israel sea un referente digno de admiración. Un tesoro que tiene nombre propio y que se llama sabiduría “Enséñanos de tal modo a contar nuestros días que traigamos al corazón sabiduría” Salmo 90.12

¡Sigamos contando los días que el Sinaí está muy cerca!

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Angelica.M dice:

    Muy buen artículo. Sobretodo el menaje comparte mucha sabiduría. Gracias Qué Adonai lo continué bendiciendo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: