fbpx

El reto de las grandes montañas de Israel

Israel es un país único, en el sentido más amplio de la palabra, por muy repetitiva que pudiera parecer esta expresión. En toda su impactante historia Israel se ha desarrollado en torno a grandes montañas o montes. Los hechos más trascendentes de Israel, sean visibles o invisibles, se han manifestado en medio de grandes alturas.

Montana_Israel

Fuente: unsplash.com

Un distintivo evidente, de lo que hoy sigue representando Israel, le fue dado por el Cielo en el Monte Sinaí. Un trascendente hecho que alcanza a toda la humanidad. La Ley del Cielo fue dada a un pueblo, recién salido de una larga esclavitud, que había clamado libertad desde lo más profundo de su corazón. Gritos silenciosos que llegaron a las Alturas Celestiales de dónde partió la orden de liberar al Pueblo Hebreo de la opresión despótica, a modo de montaña insalvable, del soberbio Faraón de Egipto.

El primer acto de libertad que protagonizaron los recién liberados, valga la redundancia, fue celebrar Shabat. La libertad está magníficamente representada por Shabat. Un monte de bendición al cual subimos semana tras semana para celebrar la Creación del Creador y para que no se nos olvide que la libertad que gozamos hoy la ganaron generaciones pasadas.

En parte somos los que somos por aquello que nuestros antepasados en la fe fueron e hicieron. Tenemos los mismos retos, montañas, montes o macizos rocosos que superar y conquistar. No es una casualidad que Israel sea un referente luminoso en todos los campos del saber de la humanidad. La libertad propicia la creatividad, el progreso, la inventiva y la superación que colectivamente tenemos que alcanzar como Pueblo. Tenemos intereses comunes y comunitarios que nos exigen superar todos los retos que nos vengan por muy altos o grandiosos que sean.

Las dos montañas que siempre estarán a nuestra vista están representadas por el Monte Gerizim, símbolo de la bendición y victoria, al cual todos queremos subir y por el Monte Ebal, símbolo de la maldición y la derrota, al cual algunos lamentablemente insisten en escalar. Nada ha cambiado en nuestros días tenemos que seguir optando por la derrota o la victoria. Tenemos que subir al monte de la victoria o seguir el tortuoso camino a las cumbres borrascosas de la derrota y la esclavitud.

Los Altos del Golán tienen que seguir siendo defendidos y estar dentro de las fronteras del moderno Estado de Israel. Un reto donde fe y fuerza se unen para alcanzar un objetivo defensivo de la libertad de toda una nación. Israel siempre ha estado en lucha por la libertad representada proverbialmente por el conocido Monte Sion. Lugar de promesas, de esperanza, de libertad y símbolo indiscutible no solo de Jerusalem sino de todo el Pueblo de Israel.

Las montañas en general son retos a superar, pero en Israel además son símbolos de Bendición, Libertad, Justicia, Restauración, Promesas y todo con mayúsculas. La elección de los valientes comprometidos siempre será subir a las alturas y conquistar todo reto por muy alto que nos lo pongan ¡Colabora con Israel para que sigamos unidos ascendiendo a mayores cotas de libertad y prosperidad!

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Angelica.M dice:

    Muchas gracias por este buen Artículo

  2. Anónimo dice:

    Una buena reflexión

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: