El pacto nuclear de Biden con los ayatolas iraníes ¿Qué puede salir mal?

Los pactos como las armas, especialmente las nucleares, las carga el diablo. El más que posible pacto de Biden con los ayatolás iraníes será una tragedia para Irán. 

Los generadores de conspiraciones se frotan las manos con la cantidad de temas de carácter apocalíptico que están sobre el tablero de ajedrez en que se ha convertido el mundo. Una partida que no puede quedar en tablas. Los contendientes están formados por Joe y los ayatolás que ya se están enfrentando a la superpotencia del juego de estrategia del ajedrez que es Israel.

En el caso que nos compete la nefasta administración del presidente en funciones Sr. Joe Biden está dejando tirados en la cuneta de la pobreza a millones de norteamericanos que ya ven como sus puestos de trabajo desaparecen día tras día. Un indicador que algo peligroso está pasando. Los acuerdos para el descontrol del armamento nuclear entre Estados Unidos e Irán, de producirse, traerán millones de desempleados en suelo norteamericano ¿Acaso piensa el presidente Biden que los ayatolás solo podrían usar su capacidad nuclear contra Israel? Las provisiones nucleares de Irán, junto con todos los silos de armamento bajo tierra, están destinados también a ser empleados contra Estados Unidos, Europa y evidentemente contra su odiado enemigo Israel.

La ceguera de Biden o su incapacidad mental transitoria están poniendo en peligro a la primera potencia del mundo con el permiso de Israel, por supuesto. Los avances tecnológicos, industriales, de investigación y desarrollo están asentados en la capacidad intelectual, más poderosa que las armas nucleares, de investigadores en todo el mundo con los genes de aquella sabiduría que Salomón pidió al Cielo ¿Podría toda la fuerza militar de Irán intimidar a Israel? Los sistemas defensivos de la industria militar israelí están muy por encima de la tecnología obsoleta que Irán y sus socios chinos o rusos pueden ofrecer a cambio de petróleo.

Las reservas de petróleo en Irán, según su propio gobierno dice, son las terceras mayores del mundo, pero podrían no ser ciertas ¿Qué pasaría si esas supuestas reservas no fueran tan grandes como quiere hacer pensar a sus compradores? A la vez que los ayatolás ocultan su programa nuclear secreto, a los investigadores para el control de armas nucleares, también ocultan la gravísima crisis social del país. El repudio a la perversa gestión del gobierno de los ayatolás por parte de su propio pueblo está creando tensiones sin precedentes. La partida de ajedrez está poniendo en jaque a los ayatolás.

Como ha dicho el primer ministro Netanyahu: No, nos someteremos al acuerdo de Estados Unidos con Irán. La capacidad de respuesta de Israel no debería ser puesta a prueba. La amenaza existencial que Irán representa para Israel es ya suficientemente preocupante para que se le añada más leña al fuego por medio de los acuerdos de Joe Biden con sus amigos los ayatolás iraníes ¿Qué puede salir mal? Cuidado que el horno nuclear no está para bollos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: