El fascismo de izquierdas antifascista en España

(Pie de foto) Manifestantes protestan contra el acto del Vox en Vallecas (Foto Sergio Beleña)

En los tiempos que vivimos la mayor dificultad estriba en distinguir la línea ideológica de aquellos que llamándose antifascistas son peligrosos fascistas de izquierdas.

La contramanifestación antifascista contra los supuestos fascistas de VOX demostró con toda claridad que los verdaderos fascistas son la extrema izquierda que como perros rabiosos pretendieron amedrentar a un curtido y valiente Santiago Abascal junto con todos los que allí estaban usando el derecho constitucional a la libertad de expresión.

Las jaurías falsamente llamadas antifascistas demostraron una vez más que son el mayor peligro fascista de izquierdas que tiene la democracia española. Unas violentas jaurías que pretendieron impedir que un partido como es VOX usara su derecho constitucional a la libertad de expresión.

En el momento que los grupos antifascistas toman las calles el fascismo de izquierdas derramará sangre inocente, como ayer hizo, bajo la terrible presunción de defendernos del fascismo ¿Podrá un fascista de izquierdas antifascista defendernos del fascismo que ellos mismos representan? El peligro de esta aberrante forma de autodefinirse como antifascistas hace que la verdadera lucha antifascista tenga que darse a derechas y a izquierdas, pero hoy amargamente la lucha es particularmente contra el fascismo de izquierdas antifascista.

La libertad democrática que tanto ha costado conseguir en España ayer recibió los botellazos, las pedradas en forma de ladrillos que ensangrentó las calles de la popular zona de Vallecas. Una zona que desde ayer debe ser recordada como el campo de batalla que libró un partido democrático como insistimos es VOX contra los fascistas antifascistas de extrema izquierda. Unos fascistas de izquierda jaleados desde el mismo gobierno social-comunista que una vez más hizo mutis por el foro, en otras palabras, dejación de funciones e incumplimiento del deber constitucional de defender la libertad de expresión de todos sus ciudadanos.

Lo que vivimos ayer en directo por medio de los valientes que con teléfono en mano se atrevieron a difundir las imágenes de la violencia fascista de los antifascistas no deja lugar a dudas de que los medios de comunicación han hecho igualmente dejación de su función deontológica de informar verazmente a la sociedad que dicen servir.

Los medios de comunicación radio, televisión y prensa en manos del poder ejecutivo que regenta y controla la información en este país impidieron ayer que supiéramos lo que estaba pasando en nuestras calles contra la libertad de opinión y la libre expresión de las ideas. El Cielo se lo tenga en cuenta ya que el fascismo de izquierdas antifascista pretende asaltarlo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: