Consecuencias del antisemitismo en los medios españoles

“Medios públicos, prensa, radio y televisión se han conjurado contra los judíos en general sin hacer distinción alguna entre las legítimas críticas que se podrían hacer a un gobierno, sea el que sea, y la población en general de Israel”

Apenas llevamos dos días de tregua entre el Estado de Israel y el grupo terrorista Hamás. Los medios de comunicación españoles se muerden la lengua por no poder acusar a Israel de nada. La guerra no se ha limitado al campo de batalla en Israel o Gaza; se ha extendido a los medios de comunicación, que han mantenido una guerra mediática contra Israel sin precedentes. España ha destacado internacionalmente por su animadversión a Israel y a los judíos.

Medios públicos, prensa, radio y televisión se han conjurado contra los judíos en general sin hacer distinción alguna entre las legítimas críticas que se podrían hacer a un gobierno, sea el que sea, y la población en general de Israel.

El odio antisemita se ha desbordado fruto de la incitación de los medios españoles. Con honrosas excepciones los periódicos impresos y los digitales han promovido el antisemitismo de manera insistentemente brutal. Nunca había ladrado tanto el “perro antisemita” como se ha hecho en estos días de guerra entre Israel y Hamás en Gaza. Una parte de la sociedad española que grita mucho, en una especie de catarsis propia del nazismo en la Alemania de Hitler, ha ladrado contra los judíos y ha mostrado su verdadera cara.

Manifestaciones violentas, insultos, amenazas, pintadas en las paredes nos han hechos recordar los dramáticos días de la Europa nazi. No es posible comprender lo que sentimos aquellos que llevamos en nuestras venas sangre judía. No es posible darse cuenta de lo que experimentamos al ver las masas sociales dispuestas a linchar judíos por las calles. Miedo, hemos pasado miedo.

Mucho se han cuidado los judíos españoles de exhibir símbolos externos, como el kipá, propios de su fe y creencia. El peligro de ser agredido no ha sido casual sino todo lo contrario. Se buscaba a los judíos con la misma virulencia que en la “noche de los cristales rotos”, con el agravante de que aún continúa la batida antijudía.

Las instituciones judías, protegidas todo el año por las Fuerzas de Seguridad Españolas, han tenido que reforzar su seguridad. Consejos de autoprotección personal han sido emitidos por diferentes medios ante el cariz que han tomado los hechos. Todo esto no sería posible sin la incitación de los medios de comunicación españoles en general.

La presión mediática ha sido extrema, cruelmente extrema, hasta el punto de obligar a la Embajada de Israel en España o la Comunidad Judía a interponer denuncias contra destacados antisemitas. Los medios de comunicación han sido los promotores de tan diabólica ideología como es el antisemitismo disfrazado de anti-sionismo.

Conocidos actores o músicos, entre otros, han emitido libelos antisemitas contra los judíos. Destacado es el caso de Penélope Cruz y su pareja Bardem, que firmaron un panfleto antisemita junto con otros personajes del mundo del celuloide. “Unas acusaciones muy duras que le ha costado tener que dar marcha atrás en USA Today” y que tendrá consecuencias inmediatas en su trayectoria en el cine norteamericano.

Podríamos citar cientos de casos de expresiones antisemitas en nuestros país, lo cual llevaría a escribir no un artículo sino una enciclopedia del disparate antisemita que nos rodea. Queremos hacer notar que en cuanto Hamás rompa la tregua, previsiblemente muy pronto, las acusaciones volverán a los grandes medios contra Israel. Durante la tregua las redacciones de muchos medios están desquiciadas por no poder acusar a Israel de nada. ¿A quién van a acusar de romperla? A los judíos, ¡ya lo verán!

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: