Borradores en vez de lápices

El mundo de los caricaturistas, dibujantes e ilustradores en general se ha volcado en usar sus lápices contra el asesinato de sus compañeros de la revista Chralie Hebdo por parte de los yihadistas del Estado Islámico en Francia. Miles de viñetas hacen referencia y lo harán en los próximos días a los hechos acontecidos en Francia. Son muchos los que levantan sus lápices para denunciar el horror del Yihadismo o del Islam que es lo mismo.

La policía bloquea las calles próximas a las oficinas del semanario satírico francés "Charlie Hebdo" tras el ataque perpetrado esta mañana contra la redacción. EFE

La policía bloquea las calles próximas a las oficinas del semanario satírico francés “Charlie Hebdo” tras el ataque perpetrado esta mañana contra la redacción. EFE

Los lápices nunca han ganado guerras por muy importante que sea la publicidad mediática. Las dictaduras asesinas de la libertad han usado siempre el control de los medios para imponer sus despiadados gobiernos. Las democracias siguen usando el control de las masas por medio de esos mismos métodos de comunicación. Nadie duda de la importancia y la influencia a nivel social para lo bueno y lo malo de los medios de comunicación.

El salvaje Estado Islámico utiliza los medios audio-visuales más modernos para proyectar su imagen de terror y dominio sobre la población subyugada a sangre y fuego. Mensaje que también llega a un Occidente pusilánime. Todos saben del uso de la propaganda nazi contra los judíos y sus libelos de muerte como “Mein Kampf” de Hitler. El panfleto mortal del nazismo se sigue publicando y traduciendo a muchos idiomas y muy especialmente al árabe. La propaganda nazi fue en parte responsable del asesinato de los más de seis millones de judíos que acabaron masacrados por las hordas nazis. No fueron las caricaturas ni sus dibujantes los que al final llenaron los campos de concentración nazis fueron los ejércitos de Hitler con sus armas los que trataron de aniquilar al Pueblo Judío de la faz de la tierra.

Los modernos caricaturistas de la Democracia no tienen la intención de aniquilar con sus dibujos a personas o grupos sino criticar a personas, a sus símbolos y a cuantos se pongan a “tiro” de sus lápices. Las caricaturas de la revista satírica Chralie Hebdo han ido dirigidas contra todos los estamentos de la sociedad occidental. El Papa, Dios mismo, Jesús, los reyes, los obispos o cuales quiera que ellos considerasen criticables han sido exhibidos públicamente en sus caricaturas. No significa que estemos de acuerdo con la forma o el fondo de la caricatura pero quede claro que estamos de acuerdo con la libertad de expresión en todas sus formas. Las caricaturas a Mahoma o los yihadistas han sido parte de otras muchas de las ya nombradas. Mientras que Occidente pasa por alto las posibles ofensas a sus símbolos o creencias los yihadistas son capaces como ha quedado demostrado, de asesinar, decapitar o crucificar a los que no piensas como ellos o están bajo su cruel Ley Sharia.

Las caricaturas seguirán reflejando con acidez los pensamientos de sus autores y reflejando la sintonía que en una parte de la sociedad hay con ellos, sus editores o sus editoriales. Cada día veremos más caricaturas de muchos que se llaman famosos, que son personajes públicos o que simplemente llaman la atención por una u otra razón. Con todo nunca será motivo de asesinato de dibujantes las caricaturas que hagan referencia a un dios y su profeta que si fueran tan poderosos se encargarían ellos mismos de ejecutar su venganza. El dios Luna y su profeta están muertos le pese a quién le pese. Uno por ser una piedra tallada y el otro por ser un politeísta reconvertido en un adorador de una única piedra el ya nombrado dios Luna.

Todas las noticias apuntan a un aumento de la alerta policial por causa del atentado yihadista. No se trata de aumentar el nivel de alerta. Se trata de aumentar el nivel de destrucción del Estado Islámico promotor e inductor del asesinato de los periodistas y de toda la humanidad que es su objetivo final. No se destruirá el Estado Islámico con caricaturas, ni con lapiceros. El Estado Islámico se tiene que borrar del mapa con los borradores, valga la redundancia, en forma de misiles que dejen en polvo lo que tarde o temprano será igualmente polvo. Por muchos lápices en forma de caricaturas que lancen contra los yihadistas no acabarán con ellos. Los “borradores” de mapas del Estado Islámico en forma de misiles son los verdaderamente eficaces. En otras palabras misiles inteligentes contra yihadistas dementes. No hay otra solución que se pueda dibujar.

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: