Aliá a la francesa

Tenemos una expresión en Sefarad (España) que reza “Despedirse a la francesa” o despedirse sin decir adiós. En francés se dice “Sans adieu” o salir sin despedirse que viene a ser lo mismo. Cuando alguien sale o se va discretamente de un cierto lugar, ya sea de un acto social o incluso en el ámbito familiar, se emplea la mencionada expresión “Se ha despedido a la francesa”.

París (Fuente: unsplash.com)

París (Fuente: unsplash.com)

En el contexto de la cultura hebrea podríamos decir, salvando las lógicas diferencias, hacer “Aliá a la francesa” o salir discretamente sin llamar la atención con el objetivo de regresar a Israel. Todos los informes nos dicen que la salida de Francia de la Comunidad Judía hacia Israel aumenta año tras años. Aliá es la palabra que más se va a escuchar en Francia, dentro de la Comunidad Judía, independientemente de que consideremos o no los últimos y sangrientos atentados terroristas en París.

Israel está consciente que tiene que estar preparada para la llegada de judíos de todo el mundo especialmente de los países europeos. El antisemitismo considerando solamente el número de ataques, claramente entendidos como antisemitas, va en aumento en Francia y en el resto de Europa. En otras partes del mundo también como puede ser el caso de Argentina o Venezuela por citar solamente dos ejemplos de los muchos que podríamos encontrar.

España no está excluida de este antiguo “espíritu de Amán” que pretendió aniquilar a los judíos del imperio Medo-Persa. Nada nuevo bajo el sol en realidad. El esfuerzo por parte de las autoridades tanto políticas como civiles en España va encaminada a que los descendientes de los judíos expulsados, que lo puedan demostrar en alguna forma, se les reconozca la nacionalidad española. Una especie de “alía a la española” cuyos resultados están por evaluarse cuando se puedan contrastar los resultados que se alcancen.

Los últimos acontecimientos en París seguro que harán que aumente la mencionada “Aliá” hacia Israel o Estados Unidos como receptor de muchos judíos que optan ir a lugares que ofrezcan una relativa seguridad, tanto física como jurídica, por medio de unas leyes democráticas que reconozcan y protejan los derechos de las minorías.

Con toda certeza que en los próximos años asistiremos a un constante flujo de “verdaderos refugiados” en este caso judíos, perseguidos en buena parte del mundo, que tendrán que despedirse a la francesa con un discreto y doloroso “au revoir París” ¡Hasta la vista!

Toda la ayuda que se pueda brindar a Israel, su Gobierno y sus Instituciones, será totalmente necesaria tanto entonces, como ahora ¿Estaremos dispuestos a colaborar y ayudar a nuestro Pueblo? ¡Seguro que sí!

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: