fbpx

30 años de relaciones y tensiones diplomáticas entre España e Israel

La historia es muy interpretable, es verdad, pero también muy nítida cuando solo han pasado 30 años desde un cierto acontecimiento hasta nuestros días. Los treinta años transcurridos desde que España estableció relaciones diplomáticas con Israel nos permiten analizar esta anomalía histórica, denominada así en su momento, que mantenía la España democrática presidida por el socialista Felipe González.

Garcia_Margallo

Ministro de asuntos exteriores: sr. García-Margallo

Todo parece indicar que la relación de amistad entre Felipe González y Simón Peres, socialistas ambos, jugó un papel importante en tal decisión. No menos importante es saber que España había sido admitida en el “club europeo” más conocido como las Comunidades Europeas. Para el exministro de asuntos exteriores de Israel, Shlomo Ben Ami, “era algo natural que así lo hiciese para poder tener una postura común europea y coherente hacia este país del mediterráneo” ¡Coherente sobre todo!

Con estos brevísimos trazos históricos de los inicios del mencionado establecimiento de relaciones diplomáticas entre ambos países nos situamos en la España del 2016. Si una palabra podría definir hoy las tensiones, más que relaciones, de España con Israel es la incoherencia. Si amigos, incoherencia en su nivel más álgido representado por el actual ministro en funciones, gracias al Cielo en funciones, sr. García-Margallo.

¡Vayamos por partes! Una incoherencia qué ha mantenido un gobierno democrático, moderno y moderado, autoproclamado de centro derecha, supuestamente alejado de los prejuicios de la derecha tradicional. Las críticas a Israel por parte de su ministro de exteriores, el ya mencionado, sr. García-Margallo han sido todo menos coherentes, además de habituales y me atrevo a decir que malsonantes. España ha pasado del antisemitismo de la derecha más rancia e irracional, al antisemitismo más irracional e igualmente rancio de una izquierda antisemita. Una izquierda que trata de tomar el poder por la fuerza de los pactos contra natura en el ámbito de la política.

Vivimos un momento histórico en el que este país se descompone y se fracciona por las tensiones independentistas de algunos gobiernos regionales como el catalán o el vasco. No es casualidad que esto suceda, nos referimos a las tensiones independentistas, teniendo un gobierno con mayoría absoluta que no supo gestionar su relación con el Estado de Israel con las oportunidades de progreso, en el sentido más amplio de la palabra, que esto suponía. Lejos de nombrar un ministro de exteriores dialogante con Israel, el actual gobierno ahora en funciones, nombró a una especie de “inquisidor democrático” que ha bombardeado con todo tipo de críticas al legítimo y democrático gobierno de Israel representado por su Primer Ministro sr. Netanyahu.

Lejos de mantener una clara vocación por restablecer lo que más de 500 años de la dañina historia que España ha protagonizado, contra los judíos de antaño y contra el moderno estado de Israel, el sr. García-Margallo ha mantenido un enfrentamiento directo e indirecto contra Israel y a la vez una cálida comprensión a los postulados palestinos. La incoherencia demostrada en relación a Israel, por el gobierno presidido por el sr. Mariano Rajoy, tendrá que ser juzgada por la historia. Incoherencia que se está viendo reflejada por medio de la encrucijada social y política en la que estamos como país.

El balance de estos 30 años de relaciones y tensiones diplomáticas entre España e Israel es, cuanto menos, decepcionante. Un país que no ha sabido, ni desde la derecha, ni desde la izquierda, aceptar y reparar la culpa histórica que España contrajo con el Pueblo Judío incluso antes de la expulsión en el 1492 por parte de los Reyes Católicos. Nos enfrentamos a la división de España bajo la Ley del Cielo que dicta la restitución, del daño cometido, por parte de quién causó el daño. Mientras España mantenga las propiedades que arrebató a los judíos, dividiendo sus tierras y sus vidas, estaremos bajo el peso de la Ley que dice “Cómo tu hiciste se hará contigo” (Abdías 15)

¡Tiempo de juicio viene para España lo cual, como español, lamento profundamente! Qué el Cielo nos encuentre confesados.

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: